El narco y los libros - Edgar Martínez Gutiérrez | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 13 de Octubre, 2016
El narco y los libros | La Crónica de Hoy - Jalisco

Edgar Martínez Gutiérrez

El narco y los libros

En lo personal, a mí me atrapó Pérez Reverte con su novela “La Reina del Sur”, del 2002, una historia que narra como una jovencita que por inocencia, avaricia o por no tener otra opción, se inicia en el mundo del narco, lavando dólares en pequeñas cantidades y termina como la principal traficante de drogas en España, con nexos con traficantes internacionales; la mexicana se convierte en una heroína, donde consciente o inconscientemente termina el lector por comprender sus decisiones de vida.
La tía Teresa Mendoza, la tía muy pesada, cómo lo dirían Los Tigres del Norte, con un vestuario que diríamos en la actualidad “buchón”, cinto piteado, botas de piel exótica y ropa de marca, tal vez es la imagen que ahora las jóvenes mujeres mexicanas quieren adoptar, el de la mujer chingona, cabrona, por eso muchas se fascinan con el poder que emana de los hombres del narco y otras deciden convertirse en Las Nuevas Reinas del Sur, ocupando puestos de mulas, sicarias, narco empresarias y negociadoras de alto rango con los círculos de poder y corrupción, combinando el lápiz labial y los bolsos caros y tacones altos, con los cuernos de chivo, chapeados en oro.
Entre los innumerables libros y novelas sobre el tema encontramos títulos como Las Jefas del Narco, Saldo de Guerra, Marca de sangre, Los Señores del Narco, El Narco en México, El Arte de la Guerra para Narcos, Narcotráfico para Inocentes, Tierra Narca,  El Verdadero Pablo: sangre, traición y muerte.
En los últimos años, los códigos del narco del respeto a la familia a los niños y mujeres e inocentes, han quedado en el olvido y de esto dan cuenta estos y otros libros, los corridos donde se habla de hombres, que si bien delincuentes, eran tratados como héroes; ahora son verdaderos chacales, despiadados y los libros ahora narran historias de terror, donde la constante es la corrupción, la violencia, el lujo y los excesos, donde con un “no es nada personal, son solo negocios”, los narcos hacen suyas las palabras de El Padrino, otra gran novela de Mario Puzo.

edgar.martinez.gutierrez@gmail.com
@Edgar_Martinezg

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores