Las Nueve Esquinas, punto de tradición | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 10 de Octubre, 2016

Las Nueve Esquinas, punto de tradición

HISTORIA. El barrio típico de Guadalajara conserva el olor a comida e historia.Foto: Saúl Núñez

¿En qué piensa cuando le dicen ‘Las Nueve Esquinas’? Seguramente se le hace agua la boca al pensar en el sabor de la birria o las pitayas. Pero ¿conoce el origen de la tradición?
El investigador Samuel Gómez Luna, además miembro de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado, explicó que a finales de 1800 nacen “Las Nueve Esquinas”, que eran prácticamente los linderos con Mexicaltzingo y conectaba a Guadalajara con el puente de Las Damas. Eran las orillas de la ciudad, era el poblado más próximo hacia Mexicaltzingo, uno de los pueblos indígenas más antiguos. La zona comienza a tener vida en ese tiempo al comenzar la construcción e instalación del comercio.
“La primera de las cuestiones es que ese sitio nos da identidad tapatía. En segundo, marca toda una tradición gastronómica, desde la birria y hasta las pitayas. Las familias van exclusivamente para comprar a estas esponjas de color que nos cautivan primero por la vista y después por el sabor. En tercer lugar, es un punto de referencia porque si a alguien se le ocurre decir el nombre de alguna de las calles, prácticamente se pierde o difícilmente daríamos ‘pie con bola’.  Pero si dices ‘Las Nueve Esquinas’, inmediatamente el colectivo tapatío sabe el sitio al que nos referimos. No decimos los nombres de las calles, decimos ‘Las Nueve Esquinas’”.
Al ser un lugar emblemático, se puede encontrar desde birria, mariachis, pitayas cuando es temporada, pero al mismo tiempo si requiere algún trabajo de serigrafía es un punto obligado. Esta zona comenzó a edificarse a finales de 1800 y con la llegada de una de las estaciones del tren a las inmediaciones de los templos de San Francisco y Aránzazu, los visitantes comenzaron a llegar, algunos para vacacionar y otros solamente lo hacían de paso. Al ser una necesidad el alimento, había un señor procedente del Sur de Jalisco que todos los días se trasladaba a la zona para vender birria.
“En una ocasión el caballero no pudo vender toda su mercancía y para no regresarse con la birria decidió rentar un cuarto de ‘Las 9 esquinas’. Se le hizo muy fácil vender la birria en la noche y al irle tan bien, determinó que era un buen lugar para ubicarse. Es ahí que surge esa tradición en ese punto. Esta es una de las historias que sustentan la tradición gastronómica”, explicó el investigador.
Una costumbre característica de los curiosos, independientemente de su origen, es contar las esquinas para cerciorarse el motivo del nombre.
“Y efectivamente son nueve, pero también surge una tradición en la cual en esas nueve esquinas existían nueve comercios. Eran un punto de encuentro para la ciudad de Guadalajara, o era como una comunidad Guadala-tapatía tenían todo lo que requerían a la mano”, señaló.

EL DATO
En la zona nació una de las figuras literarias más importantes del estado: Francisco Rojas González, autor de “El Diosero” (serie de cuentos) y las novelas “La Negra Angustia”, y “Lola Casanova”.

cc

Imprimir