Van 103 funcionarios públicos asesinados | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 10 de Octubre, 2016

Van 103 funcionarios públicos asesinados

Desde los inicios de la presente administración, un total de 103 funcionarios públicos han sido asesinados, según una estadística del Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, y que comprende del primero de marzo del 2013 hasta abril del 2015.
Aunque no están registrados en el documento, también podrían sumarse los decesos de siete soldados abatidos en hechos como la emboscada en el municipio de Guachinango, un enfrentamiento en San Martín Hidalgo, y el más reciente en Puerto Vallarta, donde un efectivo fue asesinado por un sicario relacionado en la desaparición de un regidor y de una bailarina. Así también figuran los cinco elementos de la Gendarmería abatidos el pasado mes de marzo en Ocotlán Jalisco.
La mayoría de los hechos violentos han sido acreditados al crimen organizado, principalmente al Cártel Jalisco Nueva Generación, el cual cuenta con el control de la plaza jalisciense en las últimas fechas.

Masacre

En la Zona Metropolitana de Guadalajara, los rostros de los elementos dedicados a  proteger la seguridad de los jaliscienses, reflejan incertidumbre ante los hechos ocurridos la tarde del lunes en la carretera Mascota a Puerto Vallarta, en el poblado de Soyatán, donde fueron abatidos 15 policías adscritos a la Fuerza Única de Jalisco.
Algunos de los que se desplazaron al lugar para apoyar, relataron que en la emboscada que les fue tendida a sus compañeros, habrían participado alrededor de 60 sicarios, los cuales se apostaron en lo alto de un cerro que estaba dividido por la carretera.
Según el dictamen de la Fiscalía General del Estado, los oficiales regresaban a Guadalajara, y nunca se percataron que desde el puente Las Palmas, a 10 kilómetros de donde ocurrió la masacre, había halcones que vigilaban su recorrido, y estaban pendientes de que no se desviaran.
A la llegada al kilómetro 56, varios carros le cerraron el paso por la parte frontal a las tres patrullas blindadas que circulaban en caravana, al quedar en medio del cerro, otro numeroso grupo de automovilistas cerraron el paso por la parte trasera, para evitar que lograran escapar.
Desde lo alto comenzaron a disparar con fusiles de alto poder, luego les lanzaron granadas calibre .40 y bombas molotov a las unidades. Dicen que así comenzó el infierno para los oficiales que trataban de resguardarse en la cabina de las patrullas, en espera de buscar algún momento para hacer frente a los sicarios.
En pocos minutos, las unidades policiacas ardieron en su totalidad, no hubo más remedio que descender para los policías, fue imposible para algunos repeler la agresión, pues en cuanto ponían un pie en el asfalto, eran acribillados por las ráfagas de balas de los fusiles que portaban los “gatilleros”.
Según las versiones de las autoridades, algunos de los policías no lograron bajar de las patrullas, y perecieron calcinados, sin embargo cinco oficiales que vieron caer a 15 de sus compañeros si alcanzaron a repeler la agresión, dispararon sus armas a pesar de haber resultado heridos, vieron caer a algunos de los delincuentes, mismos que fueron socorridos por sus cómplices.

Minutos de terror

Al primer contacto de estar bajo el fuego, los oficiales pidieron apoyo, y a pesar que se actuó de manera oportuna por efectivos del Ejército Mexicano, Policía Investigadora y Policía del Estado, fueron frenados por otros grupos de delincuentes, que bloquearon las carreteras con autos que fueron incendiados.
Eso le dio tiempo a los sicarios que emboscaron a los oficiales, a garantizar que se diera el mayor número de bajas, pero al ser agredidos por los oficiales que sobrevivieron, no tuvieron más remedio que emprender la huída, no sin antes levantar a varios de sus cómplices que fueron alcanzados por las balas policiales.
Se habla  de que en la carretera y la parte alta del cerro, había indicios de sangre, lo que garantizaba que el grupo criminal también había sido blanco de las balas.
Sin embargo no se logró encontrar ningún cadáver en los alrededores, los sicarios habían cargado con sus muertos.
Un hecho similar ocurrió ante la emboscada con los militares en Guachinango el pasado 9 de mayo del 2014, el mismo grupo que emboscó y asesinó a cuatro soldados, ese día también tuvieron tiempo de llevarse a los sicarios que murieron en el enfrentamiento.

Caídos por municipio:

Acatlán de Juárez 1
Ahualulco del Mercado 4
Ameca 1
Arandas 1
Cabo Corrientes 1
Casimiro Castillo 2
Cuautitlán de García Barragán 6
Foráneo 6
Guadalajara 6
Juchitlán 1
Ocotlán 1
Puerto Vallarta 2
Quitupan 1
Sayula 1
Tapalpa 2
Tecalitlán 1
Teocaltiche 1
Tepatitlán de Morelos 5
Tizapán El Alto1
Tlajomulco de Zúñiga 7
Tlaquepaque 5
Tonalá 6
Tuxcacuesco 1
Tuxpan 1
Unión de Tula 1
Zapopan 11
Zapotlanejo 1
Total 87


A la estadística del Servicio Médico Forense, faltaría agregar los 15 policías fallecidos de la Fuerza Única de Jalisco, y el director de la Policía de Zacoalco de Torres.
mac

Imprimir