Discriminaron a bebé en guardería | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 10 de Octubre, 2016

Discriminaron a bebé en guardería

CAPACIDAD. El Centro de Integración Infantil Andinos ubicado en Guadalajara, tiene capacidad para 123 menores y por cada uno, recibe tres mil 419 pesos mensuales del erario. Foto: Andrea García /Especial

Con una edad de tres meses y por el hecho de ser beneficiaria del seguro social, una bebé y su madre fueron rechazadas del Centro de Integración Infantil Andinos, ubicado en la calle Salto del Agua #2458 en la colonia Jardines del Country en Guadalajara, el cual está adscrito al Instituto Mexicano del Seguro Social para proporcionar el servicio gratuito a padres de familia trabajadores.
La mujer quien decidió mantenerse en el anonimato narró para La Crónica de Hoy Jalisco que a su bebé le llegaron a negar cuatro veces el ingreso al diagnosticarle entre sus propias cuidadoras un cuadro de obesidad.
“A los tres meses cuando ingresó, luego luego me la mandaron a hacer estudios por sobrepeso, me mandaron al seguro y la médico familiar me dijo que eso era incoherente porque la niña solamente comía leche materna, ni si quiera le daba formulas”.
Pese al exhorto emitido por el médico de la clínica #51 del IMSS, en la guardería siguieron con el maltrato y les emitieron un ultimátum a los padres de que si la menor no traía una dieta recomendada por un nutriólogo simplemente quedaría fuera.
“Me mandaron con el nutriólogo para que le diseñaran una dieta, y ellos le mandaron un escrito a la guardería donde les pedían pensar bien las cosas porque la niña sólo tenía tres meses de edad y un solo alimento, no dos como otros niños”, añadió la madre.
Una vez con la recomendación de los especialistas en nutrición, en el Centro Andinos los ánimos bajaron; sin embargo, la niña tuvo que ser cambiada de sala (a maternal A), ahí, las agresiones subieron de tono y la atención a los padres fue denigrantes.
“Los primeros días aparentemente todo estaba bien, pero una vez que la cambiaron de sala ya no quería entrar a la escuela incluso en las noches se levantaba llorando (…) Yo le llegué a preguntar a la directora y ella me decía que era por problemas  en mi casa cuando en mi casa todo seguía igual (…) Desesperada me fui a buscar otras opciones y me dijeron que si hacía algo en contra de la escuela le podían bajar puntos y hasta cerrarla”.
Al año de edad, la menor comenzaba a caminar y a tomar los cubiertos; cabe destacar que la niña es zurda y en la escuela la obligaban a hacer todo con la mano derecha, por ello, la madre pidió ver las grabaciones y la directora Paloma Elizabeth Ruíz Ramírez, quien tiene una licenciatura en Pedagogía, le dijo que sólo lo podría hacer si la progenitora ponía una demanda a las instancias correspondientes, de lo contrario, las imágenes eran exclusivas de la guardería.
“La niña es zurda y las maestras la querían obligar a hacer todo con la derecha y fue en ese tiempo cuando después, ella en menos de una semana salió dos veces mordida, pedí ver los videos y me los negaron, me volvieron a decir que solamente demandando a la escuela sino que no tenía derecho”.
DIFERENCIAS
“Como madre trabajadora siento que si hay preferencias para las que no pagamos, porque en una ocasión mi esposo y yo les llevamos un detalle a las maestras y al tiempo les preguntamos si les había gustado y nos dieron a entender que nunca se los dieron, para las juntas la atención también es diferente si lo comparas con aquellas mamás que pagan, de hecho desde que te reciben, el trato es muy muy diferente”, añadió la mujer.
RIESGOS
Cabe destacar que con cada “reportito” como en Andinos lo llaman, representa que la joven madre tiene que salirse de su trabajo, implicando descuentos del día y corriendo el riesgo de que se quedara sin empleo.
A pesar de que ha pasado más de un año y medio de lo ocurrido, la niña sigue en el plantel debido a que la mujer no cuenta con los recursos para pagar una guardería e incluso porque ésta le queda cerca de su trabajo; además, las maestras siguen con el tema de la obesidad la cual dicen, se puede combatir siempre y cuando la niña de dos años, realice alguna actividad física.
“Los tips que nos dan a veces no son coherentes, quieren que para que mi hija baje de peso la suba a una bicicleta cuando apenas y camina, a otros papás les dicen que a sus hijos los pongan a hacer otros deportes o que de plano les quiten los videojuegos, pero creo que no entienden que son unos bebés y no unos niños de edad más grandes" finalizó la madre.

LACTANCIA MATERNA VS OBESIDAD
La leche materna no genera sobrepeso u obesidad, en tal caso podría tratarse de factores genéticos o de gestación, coinciden especialistas consultados por este medio de comunicación.
De la medida de disminuir las tomas de leche que la mamá dejaba para la pequeña—como sugerían en Andinos—“es algo fuera de sentido lógico”,  opina el director del Instituto de Nutrición Humana de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Edgar Vázquez Garibay. “Lo recomendable es que un bebé se alimente a libre demanda cuando hablamos de leche materna; otra cosa sería si habláramos de fórmula” (…) “Es extraordinariamente raro que un menor de seis meses presente sobrepeso u obesidad. Esto ocurre cuando mucho, en un porcentaje de cuatro por ciento”.
Además la talla y el peso van relacionados, indica el investigador Enrique Romero Velarde. Y de los “tips” para que la menor ande en bicicleta, señala: “Realmente es difícil porque apenas caminan. Sí es recomendable dejarlos que hagan toda la actividad física que quieran, pero no forzarlos”.
DAÑOS PSICOLÓGICOS
La persistencia de la guardería pese a los resultados médicos "podrían generar en la madre sentimientos de confusión, estrés, frustración y miedo a estar haciendo las cosas mal (…) y eso lo transmite a la menor”, advierte el especialista en psicología para niños y representante de la Ludoterapia Autocreadora, Alejandro Vera Ramírez.

El rechazo a la bebé en la instancia infantil representa “castigar a la víctima”. Aunque no maneje por completo el lenguaje, se da cuenta de que algo está pasando. El insomnio podría ser una señal de que sí hubo perturbación emocional, considera el especialista. 
DISCRIMINACIÓN, CAUSA DE REVOCACIÓN
La discriminación está prohibida desde la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, en su artículo primero. En casos como estos ameritan sanciones que van desde multas hasta la cancelación del registro, según lo establecido en la Ley General de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, en el  Capítulo XV, artículos 70 al 72. También “poner en peligro la salud o la integridad física o psicológica de niñas y niños” amerita revocación de la concesión.
 Mientras que la nutrición es corresponsabilidad de la instancia durante las nueve horas diarias que ofrece el servicio, así como brindar información y apoyo a los padres, y garantizar un ambiente de respeto en el marco de los derechos de niñas y niños, según lo establecido en la Ley antes citada, en el Capítulo II.
Además en el Reglamento de la Ley, no existe ningún artículo que indique que los Centros de Atención Infantil tienen la facultad de prohibir o condicionar la atención a niños con problemas de obesidad o sobrepeso.

MÁS DE 5 MILLONES ANUALES DE DINERO PÚBLICO
Anualmente el IMSS paga más de cinco millones 46 mil pesos al Centro de Integración Infantil Andinos S.C.
Según el contrato de adjudicación directa número U1085, obtenido por este medio vía Transparencia, Andinos tiene capacidad para 123 menores y por cada uno recibe tres mil 419 pesos mensuales, de dinero público.
Dicho contrato vence hasta el 2017, con posibilidad de renovación. El responsable legal de Andinos es el nayarita Víctor Alejandro Martínez de Escobar de la Riva, quien al parecer también maneja instancias infantiles en el vecino estado.

REPORTE MÉDICO

A partir del pasado mes de mayo y ante las quejas de varios beneficiarios con las guarderías gratuitas, en el plantel les dieron la opción de ir con un médico particular en un lapso no mayor a las 24 horas, si en ese tiempo los progenitores no llevan un reporte del médico, los niños no son recibidos.

lg

Imprimir