Y entonces... The Cure se volvió inmortal (II) | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 04 de Mayo, 2017

Y entonces... The Cure se volvió inmortal (II)

Y entonces... The Cure se volvió inmortal (II) | La Crónica de Hoy - Jalisco

En los años que siguieron a la publicación de su álbum Wish, Robert vio cómo se desmoronaba su proyecto, por las salidas de Porl Thompson y Boris Williams, y por un fuerte problema de salud de Simon Gallup que parecía que lo forzaría a retirarse, de todos sus músicos, sólo le quedaba Perry Bamonte, y aún así, siguió adelante.

A pesar de tantos cambios, en 1996, The Cure publicó su siguiente álbum de estudio, Wild Mood Swings, que representó ese mal momento de Robert y toda su banda, por lo que el resultado es considerado por la crítica y sus fans como el peor de sus discos; después de alcanzar el cielo, caían hasta el subsuelo con este álbum.

De nuevo Robert Smith tuvo en mente la disolución de la banda.

Sin embargo, la recuperación de Simon y el hecho de que sólo faltaba un álbum más para terminar su contrato con Fiction Records, lograron motivarlo a intentar una vuelta al gran éxito que había vivido en los años 80; volvió a sus raíces oscuras y sobre todo su secreto fue volver a crear temas autobiográficos, tal y como ya lo había hecho para la creación de sus álbumes: Pornography y Disintegration.

En 2000 llegó el disco: Bloodflowers, un álbum oscuro e intimista, pero que logró regresarlos al camino del éxito. Fue nominado al Grammy en 2001. Se lanzaron las piezas: "Maybe Someday" y "Out Of This World", no como sencillos, sino como promocionales para la radio; aunque alcanzó sólo un discreto número 14 en Reino Unido, fue muy apreciado por sus fans como el regreso de Robert a sus raíces, además, la crítica lo considera como el cerrojo final de una trilogía más en la historia de The Cure, en este caso la denominada: Trilogía Oscura, formada por Wish, Wild Mood Swings y Bloodflowers.

The Cure finalizó su contrato con Fiction Records y con Chris Parry, el productor que los influyó, aconsejó y apoyó en su proceso para que se convirtieran en Dioses del Rock; Robert eligió firmar un nuevo contrato con otra disquera, esta vez Geffen.

El álbum con nombre homónimo: The Cure, fue publicado en 2004; la banda había esperado 28 años para atreverse a publicar un álbum homónimo, y lo hicieron como el símbolo de una nueva época como agrupación, primero que nada, Robert eligió como productor a Ross Robinson, quien manejaba un estilo nu metal y ya había producido a Limp Bizkit, Korn y Deftones cuando participó con The Cure; por otro lado, este álbum se grabó en directo, no grabando instrumento por instrumento, sino con la banda tocándolo prácticamente en vivo.

Robert en una entrevista dijo: "si este álbum no le gusta, no les gusta The Cure"; aunque la recepción no fue muy buena, tampoco sus ventas.

Su clara intención era crear un sonido más "duro" que toda su obra anterior; y para su siguiente álbum, Robert Smith decidió despedir a Perry Bamonte y a Roger O'Donnell y reemplazarlos únicamente con su viejo amigo Porl Thompson, con la clara intención de generar un sonido de The Cure sin teclados y con guitarras más duras.

Con estos cambios en mente, The Cure grabó el álbum que a la fecha ha sido su último de estudio: 4:13 dream, publicado en 2008. La crítica no lo recibió muy bien, pero sus fans sí lo abrazaron con gusto y reconocen su estilo oscuro, duro y también su inevitable saborcito pop.

The Cure puede hacer lo que deseé; Robert Smith y su banda, ya son una leyenda viviente.

@jorgehhm

Imprimir