Cuando dar a luz pone a muchas mujeres en las tinieblas - Natalia Matallana Restrepo | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 12 de Febrero, 2018
Cuando dar a luz pone a muchas mujeres en las tinieblas | La Crónica de Hoy - Jalisco

Natalia Matallana Restrepo

Cuando dar a luz pone a muchas mujeres en las tinieblas

Estar embarazada muchas veces no es una noticia para festejar, especialmente para empleadores y miembros de equipos laborales en México.

De acuerdo con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, Conapred, el embarazo es la primera causa de discriminación laboral en nuestro país. Del año 2011 al 2017 se han presentado 746 quejas por presunta discriminación, informó Animal Político.

Para tener un panorama más amplio de lo que esto significa, el  Conapred  también informó que en los últimos siete años recibió 3 mil 101 expedientes de quejas y reclamaciones por presuntos actos de discriminación laboral, entre los cuales 2 mil 331 fueron por actos atribuidos a personas particulares y 770 por actos de servidores públicos federales.

Pero más que un montón de cifras devastadoras, lo que esto significa es que en México hay una inclinación muy evidente para limitar el acceso al trabajo de las mujeres. Hablo de trabajo no sólo como actividad remunerada y que se garantice su derecho a recibir prestaciones, sino también, ese espacio en donde las profesionales y las que no lo son, puedan crecer no sólo económicamente sino también personalmente, puedan adquirir nuevos conocimientos e independencia, para que sus familias también crezcan, pero si hay limitaciones, esto se ve reflejado  en el tipo de educación que se le podrá dar a los hijos y en la calidad de vida que tendrán estas mujeres y sus núcleos familiares, lo que empeora y empobrece rotundamente a la sociedad.

 “Incluso simplemente por estar en edad reproductiva ya hay una tendencia a limitar el acceso al trabajo (de las mujeres), limitar los ascensos, casos en los que hay despidos por embarazo, o que le pida a las mujeres trabajar durante sus descansos de maternidad”, explica Alexandra Haas, presidenta de Conapred, en una entrevista en  Animal Político.

Algunas empresas aún piden un certificado de no embarazo para hacer las contrataciones, sin importar que esto sea ilegal.

Sigamos con el panorama negro. Según el Instituto Nacional de las Mujeres, Inmujeres, cada año se pierden 240 millones de pesos por no incorporar a las mujeres al sistema laboral mexicano. Dato también encontrado en una nota de Animal Político.

Otro dato desmotivante: Según Conapred, Jalisco ocupa el tercer lugar de  las entidades donde más se han presentado casos de discriminación laboral del 2011 al 2017, 157 quejas,  después de Ciudad de México con mil 653, Estado de México con 328, le siguen Nuevo León con 90 y Veracruz con 71.

Normalmente solemos pensar que esto sólo le ocurre a las mujeres de escasos recursos y con pocas oportunidades, quienes no han podido cursar una carrera universitaria, pero esto no es así.

Según el artículo académico: “Discriminación laboral y vulnerabilidad de las mujeres frente a la crisis mundial en México” de los autores Jorge E. Horbath y  Amalia Gracia, de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur), unidad Chetumal, las mujeres profesionistas suelen sacrificar  la maternidad para asegurar su éxito como profesionales, pero también pasa al contrario, prefieren dejar su profesión por hacerse cargo de los cuidados, pues culturalmente, los hombres no están educados para involucrarse y en los empleos no se les otorgan espacios y oportunidades para que puedan también ejercer su paternidad.

Es hora de cambiar de paradigmas, es claro que el tipo de sociedad que tenemos es una que lanza al ruedo niños que no pueden ser educados de manera adecuada, no sólo por el sistema sino porque no tienen una guía, un faro,  el cual no sólo lo pueden dar las mamás sino que también puede ser proporcionado por los padres al negociarse los cuidados. Sí es un asunto cultural, por lo tanto las empresas también tienen que cambiar sus procesos y políticas y brindar a las mujeres espacios no sólo de remuneración, sino también de reconocimiento y crecimiento.

@nataliavuela

Imprimir

Comentarios