Se cierra la trilogía con arrullos - Francisco Rojas Cárdenas | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 12 de Febrero, 2018
Se cierra la trilogía con arrullos | La Crónica de Hoy - Jalisco

Francisco Rojas Cárdenas

Se cierra la trilogía con arrullos

El primer sentido que desarrollamos y el último que dejamos de utilizar es el oído. Aún antes de nacer, somos capaces de reconocer sonidos, voces o canciones. Algo hay en aquel canto que nos hace sentir arropados, protegidos y, viéndolo así, la música sigue al corazón a través del ritmo. Por eso en “Arrullo al corazón” el inicio se debe escuchar, por eso también Héctor Aguilar se integró al equipo, en escena, con sus percusiones, mientras Cristina Martínez hace lo propio con el canto. Ambos son corazón y madre, respectivamente.

Cuando se discute si el teatro para niños pequeños es o no es teatro, hay que observar con atención y entender la complejidad de montajes como este, donde hay un cuidado artesanal en cada detalle, donde el juego es parte fundamental del trabajo escénico, como lo es para los niños para aprender, para integrarse a la vida; en el mismo sentido que lo es para cualquier actor y para el teatro desde su origen.

Susana Romo, como suele hacerlo en los montajes que dirige, exige al actor en lo físico, porque hay que tener una capacidad atlética para hacer sentir que lo que sucede es fácil —como lo hacen Scarlet Garduño, Oz Jiménez y Maetzin Vázquez—, y trabaja en su proyección del niño interior. Sin caer en la tentación de mostrar a adultos intentando ser niños, consigue que sus actores se conviertan en personas que juegan y se sorprenden con su entorno, y de paso invitan al adulto espectador a hacer lo mismo porque, en los más pequeños, el juego es un nivel de lenguaje.

Con “Arrullo al corazón”, A la Deriva Teatro concluye su trilogía de teatro para los primeros años. Y lo hace con más recursos de los que habían mostrado en sus dos trabajos anteriores, en parte porque la pieza está planeada para niños un poco mayores (de uno a tres años). Así, trabajan de manera coordinada con los sonidos y la música de Cristina Martínez y Héctor Aguilar, animan objetos, ejecutan momentos de clown y desarrollan coreografías para crear un mundo en el que salen a buscar el arrullo que los haga dormir. La respuesta del público infantil y adulto no se hace esperar. La obra funciona a pesar de que esta vez el escenario está en frente (antes el público se sentó en media luna y en círculo) y los niños se mantienen expectantes de cada detalle.

A la Deriva Teatro agotó todas sus localidades antes del estreno, cierra su trilogía y celebrar las 200 representaciones de “Hazme un hijo”, que devela placa en el Conjunto de Artes Escénicas el próximo fin de semana. Hay mucho por celebrar.

Febrero continúa con una actividad intensa en cuanto a teatro. Hay que acudir al Primer Festival de Cabaret de Guadalajara que se realiza en distintos foros de la Ciudad, y aprovechar la oportunidad de ver “Las lagañas de Oetl” (montaje que a pesar de ganar reconocimientos en la Muestra Estatal de Teatro aún no ha estado en temporada) este miércoles 14 de febrero, a las 20:00 horas, en el Teatro Alarife Martín Casillas.

 

 

Foto: David Orta

Imprimir

Comentarios