El tango porteño de Marga Peloso - Francisco Rojas Cárdenas | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 27 de Marzo, 2018
El tango porteño de Marga Peloso | La Crónica de Hoy - Jalisco

Francisco Rojas Cárdenas

El tango porteño de Marga Peloso

Marga Peloso llegó desde Argentina para internarse en la Guadalajara profunda, para andar por las calles del arrabal tapatío e impregnar de su presencia al Foro Periplo, espacio independiente que, explorando más allá del teatro convencional, ha encontrado un nicho en el circo y, en este caso, en el cabaret.

Marga (Hulién Medina) sale a escena y se monta su bienvenida, elige quién le grita piropos y organiza el “¡Olé, olé, olé, Marga, Marga!” con el público, como si se tratara de Lionel Messi. Desde ese momento, se genera un ambiente en el que los asistentes se integran al espectáculo. Marga Peloso es todo un personaje reconocido en su natal Argentina que, como ella mismo lo dice, decidió dejar la comodidad de los teatros de su país para viajar y brindarse en cada ciudad a la que llega, donde es conocida de boca en boca y esperada de regreso por un público creciente y fiel.

En un ejercicio antropológico, Hulién Medina procura conocer primero la ciudad donde se presenta, observa comportamientos, reconoce el caló local y visita las zonas vedadas para el común de los turistas e ignoradas por la propia ciudadanía. En este caso, cuando se cuenta su travesía por la Calzada Independencia y la Arena Coliseo, trae lo que puede avergonzar al tapatío de su ciudad para exponerla, hacer visible lo que se cubre, reír y llegar a una reflexión que puede ser social o existencial. Así funciona el cabaret de Marga Peloso, quien partiendo de lo grotesco extraído de la comedia del arte, es capaz de meter a su juego al público que, invariablemente, termina enamorado de ella.

La arrabalera bebe, saca de sitios inimaginables copas de vino, botellas enteras, coquetea, seduce y es capaz de provocar reacción entre quien sube al escenario, al grado de hacerlo actuar. Escucha reacciones, las responde, observa, ataca y elogia. Se trata de una manera de hacer teatro incluyente, donde quien emite un comentario es tomado en cuenta en una sociedad donde hasta las protestas multitudinarias son ignoradas. Ella lo sabe. Finalmente, Latinoamérica es la misma de norte a sur, y por eso está enterada de lo que sucede en México.

La nutrida asistencia es reflejo de la avidez del público tapatío por el cabaret. Y su actuación, pocos días después del Primer Festival de Cabaret Guadalajara, es reflejo del crecimiento constante de un medio que es capaz de captar lo que sucede en la ciudad y el país, de visibilizar, alzar la voz y mostrar un espejo de quienes somos. Gracias al periplo de Marga Peloso (quien se reconoce simpatizante del EZLN), es posible ver en esta y otras ciudades una realidad relatada a través del tango porteño, pero también una oportunidad de conocer lo que se hace en Sudamérica y lo que puede llegar a hacerse aquí.

Imprimir

Comentarios