La maternidad ¿cierra el mundo laboral? - Natalia Matallana Restrepo | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 23 de Abril, 2018
La maternidad ¿cierra el mundo laboral? | La Crónica de Hoy - Jalisco

Natalia Matallana Restrepo

La maternidad ¿cierra el mundo laboral?

Una de las grandes preocupaciones de las mujeres hoy, no es sólo ganar poco frente a nuestros compañeros hombres que hacen las mismas tareas, sino el temor de que al conformar nuestras familias, seamos discriminadas y en el peor de los casos, se nos despida por el mito de que no vamos a rendir igual al tener una responsabilidad como es un niño.

Ya en otro texto les había hablado que ocurre algo con la maternidad y es que nos hace más creativas y sí, señores dueños de las empresas y los negocios, nos volvemos más productivas. Queremos hacer mil cosas, crear y no parar. No sólo el ingenio se agudiza a la hora de crear y no puedo argumentar de una manera científica por qué ocurre esto, yo le echo la culpa a que estar con niños, compartir con esos pequeños seres  ocurrentes que se impresionan por todo, hace que recuperemos poco a poco la capacidad de asombro.

Pero no sólo nos volvemos súper creativas, siempre tenemos un as debajo de la manga, también le concedemos al trabajo, a las responsabilidades laborales, un sentido que antes no tenían, pues es lo que representa el ingreso de dinero que hará que esos seres pequeños que dependen de nosotras, puedan tener una mejor calidad de vida.

Sin embargo, el sistema cultural con el que nos educaron, con el que educaron a nuestros padres, sigue viendo con desprecio y rechazo que una mujer, además de disfrutar de su maternidad, pueda crecer en el ámbito laboral, en lo que le apasiona profesionalmente, porque no hemos superado el hecho de que las mujeres no sólo son mamás o amas de casa, se sigue pensando que nuestro lugar está en la casa y todo lo que ocurra allí es sólo nuestra responsabilidad, excluyendo a los padres, quienes por vivir en el mismo techo, por procrear a los mismos hijos, tienen la misma responsabilidad en el hogar.

Esto no es sólo un desahogue emocional, en el estudio “La Lucha por la Igualdad de Género: Una Batalla Cuesta Arriba” (2017) de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE) podemos encontrar que “La maternidad tiene efectos negativos sobre la participación de la mujer en la fuerza de trabajo, su remuneración y su progresión profesional. Esto ocurre sobre todo cuando la oferta de servicios públicos de calidad para el cuidado infantil no cubre la demanda, como es el caso en México”, se explica en el reporte.

Claro, una de las cosas que más nos desanima a seguir luchando, aún cuando las puertas parecen cerrarse, es precisamente el cuidado de los pequeños. ¿Con qué tranquilidad te vas al trabajo cuando pasan cosas como el incendio de la guardería ABC? ¿Cómo puedes realizar tu trabajo de manera adecuada cuando tu corazón está a punto de salirse del pecho porque todos los días hay noticias de abuso sexual en preescolares y guarderías y las autoridades no hacen justicia y la secretaría de educación no previene?. Entonces nos quedamos en casa porque preferimos sanos y seguros a nuestros niños antes de continuar con nuestras metas.

Para poder tener una carrera profesional satisfactoria necesitamos apoyo, no sólo familiar, necesitamos espacios seguros, limpios con personal capacitado y adecuado en el que podamos depositar nuestra confianza a la hora de dejar a nuestros hijos, pero más que esto, que hayan leyes y apoyo dentro de las empresas, con los empleadores, para que los hombres también puedan realizar los cuidados, que pueda haber turnos de roles en las familias, que las mujeres también puedan seguir adelante con sus sueños.

Yo creo que tenemos que desafiar las circunstancias, seguir insistiendo, negociar en casa, en nuestros trabajos, la maternidad y la paternidad no pueden estar peleados con el crecimiento profesional, si las empresas apoyan a sus madres empleadas para que puedan crecer no sólo como trabajadoras sino también como personas al tener tiempo para sus hijos, si hay apoyo para que se sigan preparando y educando, las madres serán trabajadoras comprometidas, sus hijos verán a excelentes profesionales, apasionadas por lo que hacen, verán ejemplos a seguir, estoy segura que crecerán menos trabajadores mediocres.

@nataliavuela

Imprimir

Comentarios