Organizarse con los vecinos no es ñoñez, es vivir bien - Natalia Matallana Restrepo | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 17 de Mayo, 2018
Organizarse con los vecinos no es ñoñez, es vivir bien | La Crónica de Hoy - Jalisco

Natalia Matallana Restrepo

Organizarse con los vecinos no es ñoñez, es vivir bien

Colombia es un país de iracundos. Esto puede ser muy bueno, pero también muy malo. Tiene sus ventajas porque exigimos cuando algo no es justo, cuando algo atenta contra nuestros derechos, cuando algo nos causa malestar y cuando algo no es correcto. Es terriblemente peligroso porque todo lo que suene diferente, lo que se salga de lo convencional, lo que no esté en el marco de una sociedad conservadora o de lo que nos han hecho creer por más de 50 años, con respecto a la política y  al conflicto armado, es atacado, amenazado, incluso asesinado.

Somos una mezcla bastante difícil. Por esto creo que se me ha dificultado poder convivir en una sociedad tan apacible y que a veces se resigna para no entrar en conflictos, como lo es la tapatía.

No generalizaré, porque sí he visto ejemplos donde las comunidades se organizan de una manera estupenda, desde que soy aprendiz de mediación de lectura, escucho a mis compañeros todo lo que logran hacer con sus salas de lectura para crear un espacio de convivencia que pueda aportar a la construcción de comunidades y eso me muestra que sí se puede, pero la mayoría del tiempo, vemos a los ciudadanos esperando que sean las instancias gubernamentales o los partidos políticos los que resuelvan sus problemáticas en sus colonias o en sus trabajos, sin poder imaginarse todo el poder que tienen en sus manos para cambiar las circunstancias.

Vivo en una unidad de departamentos que no son nuevos, los cuales, literalmente, están en el abandono por casi todos sus propietarios. Cuando he preguntado ¿Por qué? ¿Por qué no se reúnen para mejorar el lugar en el que habitan?, la respuesta es que nadie logra ponerse de acuerdo y siempre discuten con los que alguna vez llevaron la batuta de un orden que intentó ponerse en el pasado. Todos prefieren no dirigirse la palabra, saludar entre dientes, pero no mover, ni un dedo, para mejorar el espacio en el que habitan.

Para vivir bien, en un lugar que nos haga sentir contentos, que permita el descanso cuando llegamos de nuestros trabajos y escuelas, en el que nos guste estar por estar, no son necesarios los lujos, los miles de millones de pesos, sino tener ganas de tener un espacio limpio, del que estemos orgullosos de llevar a nuestras visitas, no atiborrarlo de cosas que no permiten el movimiento, sino un espacio que nos de tranquilidad, salud e inspiración, pero cuando no hay orden entre los vecinos, cuando los servicios municipales son ineficientes e incumplidos, esto es imposible y la gente termina resignándose, definitivamente tengo problemas con la palabra resignación, no la soporto.

Esta parsimonia entre arrendatarios y propietarios, no sólo en los departamentos en los que vivo, sino en muchos otros lugares que abundan en nuestras ciudades, ocasiona no sólo conflictos entre los mismos habitantes por faltas de respeto, al no cuidar el propio espacio y el espacio del otro, al no darle importancia, también ocasiona que se incremente la inseguridad, que lleguen personas a hacer vandalismo, problemas de salud por desechos y basuras, entre otros.

¿Por qué nos empeñamos en mal vivir?. Los vecinos tienen en sus manos la gran capacidad de transformar sus entornos, con su determinación pueden recuperar el sentido de comunidad que se pierde en las ciudades por su crecimiento vertiginoso y brinda la gran oportunidad de habitar lugares que nos hagan sentir contentos.

Entre mi frustración por el virus zombie que parece que se les devorara el cerebro a mis vecinos, encontré un pequeño manual con una guía muy sencilla para saber cómo abordar a nuestros colindantes y ponernos a trabajar para mejorar nuestras viviendas, no es ñoñez, es que no hay que esperar a que hagan todo por nosotros.

Se trata del “Manual de Organización Vecinal , aquí lo comparto: (http://www.provecino.org.mx/pdfs/M_Organizacion_Vecinal.pdf) elaborado por la organización Provecino, conformada por los habitantes de la Zona Metropolitana del Valle de México.

Organizarse con la comunidad puede parecer una misión imposible, pero cuando los vecinos vean que sí se pueden solucionar algunos problemas, colaborarán mejor. Recordar siempre: ¿Por qué vivir mal? ¿Por qué vivir entre la suciedad? ¿Por qué vivir con miedo?.

@nataliavuela

Imprimir

Comentarios