Colombia votó por convicción - Natalia Matallana Restrepo | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 29 de Mayo, 2018
Colombia votó por convicción | La Crónica de Hoy - Jalisco

Natalia Matallana Restrepo

Colombia votó por convicción

 

Este domingo se llevó a cabo la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Colombia y aunque el resultado pueda parecer angustiante y desolador para muchos y más por lo que les contaré más adelante, definitivamente los que triunfamos fuimos los que votamos por convicción, por lo que consideramos es lo mejor para el país, por los temas que son prioritarios para nuestra vida diaria,  la educación, el combate a la corrupción y la paz le ganó al tamal, a la lechona, a los 50 mil pesos que repartían por voto en las calles (colombianos , que en mexicanos serían como 400 pesos), porque las cifras nos revelan que entre todos los que votamos por los candidatos opositores al régimen del terror de Álvaro Uribe,  elegimos informados sin dejarnos engañar.

El triunfador de esta jornada fue, como se esperaba, el candidato que nos puso el ex presidente más polémico de la historia de mi país. El candidato Iván Duque con sus propuestas de hacer trizas el acuerdo de paz, con sus alianzas con las iglesias cristinas para combatir la ideología de género y el matrimonio igualitario y su apoyo incondicional a la industria minera que propone el Fracking, consiguió el 39.1 % de los votos (7.569.693). Esto sin contar las denuncias de fraude electoral, en las que se asegura se repartieron varios tarjetones por persona en algunas poblaciones para que votaran por él y el reparto de comidas y dinero a las afueras de los recintos en los que había mesas instaladas.

Su contrincante más cercano, Gustavo Petro, perteneciente a la izquierda colombiana, candidato a la presidencia del movimiento Colombia Humana, también polémico porque según los uribistas, pretende volver socialista a Colombia y convertirla en un régimen autoritario igualito a Venezuela, logró pasar a la segunda vuelta con el 25.1 % de los votos (4. 851.254).

A Petro le dicen el caudillo, que se ha autonombrado el mesías, el que viene a salvar a Colombia y que su discurso es populista porque es el candidato de los pobres. Yo difiero, si alguien ha hecho populismo en estas elecciones es la derecha, también hay populismo de derecha, porque apelaron al discurso emotivo de que, si queda la izquierda o una vicepresidenta lesbiana, nuestros jóvenes se volverían homosexuales y moriríamos de hambre.

Para mi Petro es el símbolo de esa mitad desigual, jodida y sin oportunidades que quiere que en Colombia los ricos no se sigan haciendo ricos, que la salud sea un derecho y no un lujo y que las universidades públicas sí sean públicas. Pero … Fue guerrillero de la extinta guerrilla M – 19, una guerrilla muy distinta a las FARC, cosa que nunca , nunca, el pueblo colombiano ni va a entender ni quiere perdonar,  aunque haya  participados activamente en las negociaciones de paz de ese grupo armado con el gobierno y sobre todo, lo más importante: que haya sido miembro de la Asamblea Nacional Constituyente del año 1991, donde se creó la constitución que hoy opera en mi país.

La sorpresa enorme fue el candidato profesor, Sergio Fajardo, de la Coalición Colombia, porque casi se cuela a segunda vuelta. Fajardo obtuvo 23.7% de los votos (4,589.696). Casi se la quita a Petro, aunque comparten muchos puntos, Fajardo estaba siendo apoyado por académicos, científicos, universitarios y muchos profesionales.  Los últimos días antes de las votaciones tuvo una remontada inaudita. Su discurso era el de la educación como prioridad, cultura ciudadana para acabar con la corrupción en la política y en la vida diaria. “Ni un peso por un voto”, no al clientelismo ni a los favores políticos. Su trabajo con el senador Antanas Mockus, ex alcalde de Bogotá y su fórmula Vicepresidencial, Claudia López, una de las que más ha denunciado los vínculos de los paramilitares con los políticos colombianos, así como los vínculos del narcotráfico con las instancias más altas del poder, lo hicieron una opción interesante, fresca, que ofrecía no sólo propuestas medibles y reales, sino que le apostaba a soluciones estructurales en materia de cultura política, representaba cambiar la manera de hacer política y de elegir, de reflexionar frente a la corrupción para comportarnos distinto.

Finalmente, el candidato bandera de la paz, Humberto de la Calle, mediador del gobierno de Juan Manuel Santos con las FARC en los acuerdos, el que expuso el pellejo, el que se la jugó toda, el que defiende lo pactado en La Habana a capa y espada, logró pocos votos: sólo el 2.1 % (399. 180), pero lo que hay que resaltar y agradecer, es que sabiendo que no punteaba en encuestas, que era el que mejor encaraba los ataques en los debates, estas casi 400 mil personas votaron con el corazón por su experiencia, por su perseverancia en acabar un conflicto que dejo miles de muertos y desaparecidos.

Les dije que el triunfo de Duque tiene varios elementos angustiantes, como que hoy anunciaron que su Ministro de Educación, será el ex procurador Alejandro Ordoñez, el hombre más cerrado y conservador de Colombia. El que ha quemado libros de García Márquez, Rousseau, Marx, entre otros “como un acto pedagógico”, uno de los opositores de la paz, diciendo que con los acuerdos se iba a instaurar la ideología de género en el país. Un cavernícola, un monje medieval, haciendo las reformas en educación en mi país. Es una historia de terror angustiante, pobre mi Colombia.

 

Imprimir

Comentarios