Intervienen murales de la Biblioteca “Octavio Paz” | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 12 de Junio, 2018

Intervienen murales de la Biblioteca “Octavio Paz”

Intervienen murales de la Biblioteca “Octavio Paz” | La Crónica de Hoy - Jalisco

El convenio para restaurar los murales que David Alfaro Siqueiros y Amado de la Cueva pintaron en las paredes de la Biblioteca Iberoamericana “Octavio Paz” en 1925 está listo.

Desde el 8 de junio, 10 restauradores acreditados por el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam), del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) trabajan en la rehabilitación de las obras que incluye el conjunto “Olimpo house”, realizado por varios autores.

Después de un acto protocolario encabezado por representantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG) y el Cencropam, la vicerrectora ejecutiva de la institución, encargada del espacio patrimonial dirigido por Fernando del Paso, explicó que los trabajos de rehabilitación tendrán una duración de cuatro meses, por lo que los “restauradores estarán haciendo lo propio para que podamos contar nuevamente con unos murales dignos en este edificio emblemático de Jalisco”.

“Se trata de los murales de la Biblioteca Iberoamericana ‘Octavio Paz’ realizados por David Alfaro Siqueiros y Amado de la Cueva entre 1924 y 1926; también los de ‘Olimpo house’, obras de Jesús Guerrero Galván, Francisco Sánchez Flores, José Parres Arias y Alfonso Michel, fechados en 1933. Siquieros y De la Cueva plasmaron los ideales agrarios y laboristas de 1910, divididos en 10 secciones”, añadió el Director del Cencropam, Ernesto Martínez Bermúdez en conferencia de prensa.

A pesar de que el 29 de diciembre de 2017 el edificio fue incendiado, después de haber sido blanco de robo, esta rehabilitación responde a daños provocados por el tiempo y el natural envejecimiento, precisaron. Después del hecho y de una primera valoración del conjunto de murales denominado “Olimpo House”, el restaurador Jacobo García Cruz descartó afectaciones mayores en la obra pictórica. Lo que encontró fue acumulación de hollín a raíz del incendio.

Los trámites ante el INBA para gestionar esta intervención, añadieron, comenzaron siete meses antes, en mayo de ese año, específicamente.

El Rector General de la UdeG, Miguel Ángel Navarro Navarro, recordó que los murales de Siqueiros y De la Cueva se realizaron bajo la encomienda del entonces Gobernador de Jalisco, José Guadalupe Zuno. “Hoy celebramos este acuerdo con el INBA a través del Cencropam, para que estas obras valiosas recuperen su esplendor y dignidad originales. Siqueiros y De la Cueva cumplieron su tarea, brindar a la nación de elementos para enaltecer nuestra identidad, y nos corresponde ocuparnos de su mantenimiento y protección”.

Durante el periodo de intervención, la biblioteca será cerrada parcialmente. El área que quedará abierta al público es la Capilla de Loret.

Actualmente se realiza el montaje de los andamios que permitirán la intervención de las obras por parte de los restauradores del Cencropam. Esta pausa también se aprovechará para realizar labores de limpieza profunda y conservación en distintos puntos del recinto.

Un repaso por la historia

La Biblioteca Iberoamericana Octavio Paz fue abierta con el objetivo de reunir un acervo que honre al premio Nobel que le dio su nombre y ofrecer la más amplia información posible sobre Iberoamérica. El lugar cuenta con 75 mil 756 títulos más una sección infantil conformada por 7 mil 500 títulos. Estas colecciones atraen a un promedio de 18 mil 500 visitantes al mes.

Ubicada en el Centro Histórico (Plaza Universidad, Av. Juárez y Pedro Moreno), la Biblioteca fue alojada en el antiguo templo de Santo Tomás, un gran conjunto arquitectónico que se ha destinado a varios usos y se ha reducido por el derrumbe del edificio aledaño, destinado originalmente a colegio de jesuitas. El templo se empezó a construir en 1591 por la Compañía de Jesús, pero en 1793 se convirtió en la sede de la Real y Literaria Universidad de Guadalajara y permanece con esta función hasta 1826 cuando se destina a Palacio Legislativo. En este período se anexa el pórtico neoclásico y se derriban las torres. Los siguientes 30 años albergó diversas escuelas, después volvió a destinarse al culto religioso hasta 1913 hasta que el 19 de julio de 1991 comienza a funcionar como Biblioteca Iberoamericana.

 

Imprimir