Las prácticas de los programas sociales ¿soluciones o limitantes? - Andrés Guzmán Cuevas | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 25 de Junio, 2018
Las prácticas de los programas sociales ¿soluciones o limitantes? | La Crónica de Hoy - Jalisco

Andrés Guzmán Cuevas

Las prácticas de los programas sociales ¿soluciones o limitantes?

Las víctimas de la tortura trazan problemas difíciles y complejos para los programas sociales. La violencia puede despertar sentimientos de frustración y miedo que pueden matizar la ideología con la que son creados, culpando o censurando a la víctima y pierdan la finalidad para convertirse en programas de asistencialismo.

Los objetivos pueden ser limitantes de las instituciones y las tentativas de quienes están a cargo de conservar, ejecutar. Quienes tratan de comprenderla sistemáticamente pueden transformarla en una manera de culpar a la víctima; ahora bien, el miedo puede conducir a la más peligrosa de las trampas: la negativa de la amenaza o frecuencia real de la violencia, lo que lleva a consecuencias fatales.

Pareciera ser necesaria una postura postmoderna para intervenir, pues el postmodernismo se mueve en un clima de relativismo, flexibilidad, cuestionamiento del pasado y de las normas y valores. Debemos asumir que todo el conocimiento acerca de la víctima de la tortura es provisional, social y culturalmente afectado, vinculado además al poder político.

 

¿Por qué los programas no están diseñados con asesoría directa de las comunidades para las que están construidos? El conocimiento local que las personas derivan de su experiencia y sistematizan formando narrativas, es tan genuino y digno de respeto como el conocimiento experto. La violencia que ha vivido la víctima solo la puede explicar quien la ha vivido, los programas sociales fallan al tratar de entenderla, las narrativas de expertos que se usan como verdades dominantes sirven para justificar las prácticas de dominación de quienes ostentan el poder.

 

*Asesor Educativo de la Licenciatura en Psicología, UTEG

Imprimir

Comentarios

Columnas anteriores