Lo que el agua se llevó - Natalia Matallana Restrepo | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 06 de Agosto, 2018
Lo que el agua se llevó | La Crónica de Hoy - Jalisco

Natalia Matallana Restrepo

Lo que el agua se llevó

 “Lo más notable de esto es que todos los afectados, el conjunto de la sociedad, consideran y tratan a la crisis como algo fuera de la esfera de la voluntad y el control humanos, un golpe fuerte propinado por un poder invisible y mayor, una prueba enviada desde el cielo, parecida a una gran tormenta eléctrica, un terremoto, una inundación.”

 Rosa Luxemburgo

El pasado 21 de julio me despertó a la madrugada una especie de piscina de aguas negras y de lluvia, que por la tempestad se esa noche, se metió con furia a mi casa. El agua nos llegaba hasta las rodillas, faltaban pocos centímetros para que subiera hasta el corral en el que dormía mi bebé de sólo un mes de nacido. No sólo los muebles quedaron manchados por el lodo, mi familia y yo perdimos zapatos, ropa, pero lo más doloroso, una pérdida de la que todavía no me repongo, fueron los libros del acervo de mi sala de lectura y la colección de libros infantiles que le he venido haciendo a mi hijo, bueno, que yo también he disfrutado como niña pequeña.

Es cierto, las cosas materiales se reponen y afortunadamente no pasó nada grave con mi bebé y mi otro hijo pequeño, pero quizá los que no tienen como hábito la lectura, los que aún no han sido conquistados por un buen libro, no podrán entender lo que significa ir juntando esas historias, ir a lugares buscando la indicada, adquirir esos títulos porque dicen cosas, las cuales en otro momento tal vez no me dirían lo mismo, buscar las editoriales, estar al tanto de ilustradores, es una pasión, es una actividad que hicimos con esmero, con cariño y una noche, gracias al mal manejo del alcantarillado en esta zona: Ciudad Granja en Zapopan, por la falta de limpieza de parte del SIAPA  de la boca de tormenta que le corresponde al conjunto de departamentos en el que vivo y por los dueños de un vivero que decidieron construir una enorme pared de composta, para que el cause natural de las aguas no estropeen  su negocio, mis libros flotaron entre el lodo y agua contaminada por las basuras que no recogieron en más de una semana, los tuve que tirar.

Me queda claro que hay gente que se acostumbra a vivir con estas cosas, como si sintieran que no tienen derecho a vivir dignamente, que toca rogar a las dependencias para que hagan su trabajo y así estar de buenas de que no ocurra una tragedia: la muerte de un niño, por ejemplo.

No es posible que los ciudadanos tengamos que estar rogando para que se haga el trabajo que se tiene que hacer, rogarle al SIAPA para que venga a revisar lo que le corresponde, a las autoridades para que sancionen a los dueños del vivero que impide el paso del agua, a los responsables de aseo público de Zapopan para que recolecten las basuras en tiempo y forma, así se evitaría que las alcantarillas se llenen en tiempos de lluvias.

No, no vivo en una colonia sin servicios públicos, no vivo a las orillas de un río o de algún caño, habito en una de las colonias que más se han valorizado del municipio, la cual está siendo invadida por cotos y edificios de lujo, pero en la que las construcciones viejas o de los antiguos residentes parece no importar, sólo los cotos con cine y con alberca, son los que pueden tener una seguridad garantizada para sus habitantes.

Señores del Ayuntamiento de Zapopan, hay niños pequeños que pueden salir afectados por estas irresponsabilidades, el temporal a penas comienza con fuerza y como nos dijeron los bomberos esa mañana terrible y húmeda, es algo que se va a volver a repetir. Varios de mis vecinos perdieron sus coches, nunca volvieron a encender, ¿qué más tiene que pasar para que puedan cumplir con su trabajo como debe ser? .

@nataliavuela

 

Imprimir

Comentarios