Letras REbuscadas: La Generala, la Virgen, pacificadora de Jalisco | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 11 de Octubre, 2018

Letras REbuscadas: La Generala, la Virgen, pacificadora de Jalisco

  • cronicajalisco.com
  • cronicajalisco.com

Las autoridades políticas del Estado expidieron un bando en el que, con toda solemnidad, proclamaron a la Virgen de Zapopan Generala y protectora universal del Estado Libre de Jalisco.

Así como la nación mexicana le reconoce a la Virgen Guadalupana su papel de madre y forjadora de México, el pueblo de Jalisco también ha hecho lo propio con la Señora de Zapopan.

A esta venerada imagen, los jaliscienses la han homenajeado, en no pocas ocasiones, otorgándole los más solemnes y amorosos títulos: Pacificadora, Soberana, Generala y Protectora son simples adjetivos, simples palabras limitadas y sobrias que han cumplido con modestia su fin cuando con ellas los fieles le han querido expresar a la Zapopana su agradecimiento, ya sea por salvarlos de la guerra o socorrerlos en las epidemias o sequías.

Como se sabe, la imagen fue donada a los primeros habitantes de la Nueva Galicia por el misionero franciscano Fray Antonio de Segovia, un 8 de diciembre de 1541 y ya desde aquellas remotas épocas la venerada imagen se fue ganando la devoción de los creyentes cuando por su intercesión depusieron sus armas los indios que se sublevaron en el cerro del Mixtón, por esta gracia se le dio el título de pacificadora.

Su fama se siguió extendiendo conforme se le atribuían más favores y milagros; no pocos devotos creyeron ver su mano salvadora cuando la Ciudad salía bien librada de las inclemencias del tiempo y los desastres naturales, por ellos la nombraron patrona de Guadalajara contra tempestades, rayos y epidemias en 1734.

Al consumarse la Independencia de México, Jalisco sufrió este duro trance sin lamentar la muerte de un solo hombre; confiados en que semejante fortuna no había sido obra de la suerte sino un milagro más de la Señora Zapopana, el obispo Juan Cruz Ruiz de Cañas la proclamó soberana de los jaliscienses y las autoridades civiles y militares Generala de Armas.

Los siguientes tres años fueron de gran trascendencia política para Jalisco y como siempre, la figura de la Virgen de Zapopan sería evocada por los jaliscienses en los momentos más álgidos, con la esperanza de que la Milagrosa les diera valor y fuerza para superar las duras pruebas del destino.

Y realmente fueron momentos difíciles. El Plan de Casa Mata triunfó y el Imperio de Iturbide feneció. El gobierno de la ya ahora República quedó bajo el control de un triunvirato formado por los generales: Bravo, Negrete y Victoria. 

Este nuevo gobierno se propuso, como meta, consolidar el republicanismo y acabar con todos los partidarios del derrocado emperador. Jalisco, en especial, fue señalado como uno de los últimos bastiones del iturbidismo; las acusaciones señalaban principalmente al gobernador Luis Quintanar y a su brazo derecho, Anastasio Bustamante; se sospechaba que ambos conspiraban en contra del triunvirato y que planeaban separar a la todavía Provincia de Guadalajara del resto de México antes de que se instaurara la República Federal, y daban por hecho que estos dos personajes seguían fieles a Iturbide y a los ideales monárquicos. 

Los acontecimientos posteriores demostraron lo contrario. La federación intentó sustituir a Quintanar con José Joaquín Herrara, pero la imposición no prosperó; los jaliscienses y las autoridades sostuvieron en el poder a su gobernador. Esperando represalias, se formaron milicias para defender el Estado de una invasión de parte de las fuerzas federales.

El riesgo de que Jalisco se enfrascará en una guerra civil contra el centro era evidente, mas no por ello nuestro Estado rompió el pacto Federal, antes bien, el Congreso local lo refrendó el 5 de junio y el 21, en sesión extraordinaria, los diputados, el gobernador y las principales autoridades declararon solemnemente que la provincia se erigía en Estado soberano y federado junto a los demás entidades que conformaban la recién nacida nación mexicana; asumía el nombre de Estado Libre de Xalisco.

En aquella sesión nació Jalisco como Estado Federal y no fue casualidad que los hombres encargados del alumbramiento aprovecharan la ocasión para poner bajo la protección de la Zapopana al recién nacido.

Y así se hizo. En un bando expedido el mismo día, los representantes del pueblo jalisciense nombraron a Nuestra Señora de Zapopan, Generala y Protectora universal del Estado libre de Jalisco.

 

Imprimir