Jalisco en la Historia: Defección de Rocha y derrota de Ogazón | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Viernes 16 de Noviembre, 2018

Jalisco en la Historia: Defección de Rocha y derrota de Ogazón

Jalisco en la Historia: Defección de Rocha y derrota de Ogazón | La Crónica de Hoy - Jalisco

Archivo Histórico de Jalisco

No sólo al interior de las filas conservadoras reinaban las discrepancias; ya en su momento el general liberal Santiago Vidaurri, cacique y caudillo de Nuevo León había propuesto, en plena guerra, separar a los estados del norte de la federación hasta que reaccionarios y jacobinos arreglaran sus divergencias; la intención de Vidaurri de abandonar el bando liberal le costó caro; terminó siendo perseguido por sus antes correligionarios. Quien también estaba considerando el defeccionar era Rocha, un elemento valioso para la causa juarista: militar preparado e influyente tenía a sus órdenes al mejor cuerpo: integrado éste por mil 200 soldados.

                Contando con la complicidad pagada de Rocha, salió Miramón de Guadalajara, el 15 de diciembre, arribó a Zapotlán; su adversario, el general Ogazón, lo esperaba bien parapetado en las barrancas de Atenquique y Beltrán; al presidente y general, le sobraba el sentido común y la experiencia para no internarse en aquellos terrenos; así que decidió mejor desplegar sus tropas por los pasos del Río Tuxpan, de la Higuera, Dolores y Novillos.

                Colaborando con el enemigo, Rocha debilitó a exprofeso esa larga línea de más de 30 kilómetros, lo que le permitió a Miramón, el día 18, expulsar a Pueblita del Cerro del Perico; los tres días siguiente, buscó otro punto para cruzar el río y lo encontró en Taxinastla situado un poco más al sur de Novillos; sitio donde se encontraría con Rojas. Tras cruzar, viró hacia Colima, plaza que tomó sin que se diera por enterado Ogazón. El 23 abandonó la plaza el Joven Macabeo con un fuerza de 2 mil 500 soldados; los constitucionalistas, por su parte, con sus 4 mil 500 soldados y doce piezas de montaña, tomaron posiciones en la Barraca del Muerto, colindante por sur con el Estado de Jalisco. Después de algunos avistamientos y reconocimientos previos a la batalla, comenzó el combate; como ya se mencionó, con la secreta colaboración de Rocha; Miramón derrotó con una carga de caballería a los ejércitos de Ogazón, quien pudo escapar sin problemas.

Habían acordado los generales y oficiales liberales que de ser derrotados se reunirían en Tecalitlán; y hacía dicho poblado marchó Ogazón en compañía de su secretario Vallarta, De Meza, Gutiérrez García, Reyes y otros jefes constitucionalista. Los liberales lograron reagruparse nuevamente y los conservadores volvieron a replegarse a Guadalajara. Nada había cambiado con esta victoria; pero los habitantes de la capital tapatía no desaprovecharon la ocasión para festejar al caudillo conservador: el día 29 lo recibieron con aclamaciones y agasajos y le celebraron una misa de Te Deum en catedral.

Como a Márquez, el clero también le rindió honores reales; el 2 de enero de 1860 marchó para la Ciudad de México.

Imprimir