Diego y las copas lejanas - Pablo Vázquez Rivera | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 03 de Diciembre, 2018
Diego y las copas lejanas | La Crónica de Hoy - Jalisco

Pablo Vázquez Rivera

Diego y las copas lejanas

 Nadie puede negar que en el fútbol hay historias paralelas, hay un camino, un sendero que siempre estará conectado entre Diego Armando Maradona y el Club Atlético Boca Juniors de Argentina.

 Para el mítico 10 xeneize y del fútbol argentino como tal, y hoy entrenador de los Dorados de Culiacán, la aventura en el fútbol mexicano ha sido vertiginosa, de una historia importante llena de vibraciones que van más allá de un dibujo táctico en el terreno de juego.

 Apenas el 6 de septiembre, Maradona se convirtió en trending topic en las redes sociales gracias a su vinculación formal con el cuadro sinaloense. Desde ese día a la fecha, todo lo que el ex astro realice está bajo la lupa de medios internacionales, por su figura en si misma, por la historia que carga a cuestas, por acudir a trabajar a una de las ciudades con más apología a la narcocultura mexicana y por lo que ha pasado en el terreno de juego.

Maradona y su cuerpo técnico han llevado a los Dorados del antepenúltimo puesto de la liga de Ascenso, a la final del torneo misma que perdieron ante San Luis este fin de semana y en el que además el argentino fue agredido al final del juego, a la que respondió de manera inadecuada.

Ver al Diego en videos donde canta, baila y se hermana con sus jugadores es simplemente delirante, el llamado D10S del  balón pintado a imagen y semejanza del más modesto futbolista del equipo sinaloense.

Se podrá hablar de que Diego no cuenta con las tablas o respaldo táctico para dirigir y en buena medida es fácil de entender, sin embargo Maradona ha logrado quizá lo más importante en un grupo humano de trabajo, que es convencerlos de que su discurso y su deseo es llevarlos a lo más alto.

 Mientras Maradona luchó en Sinaloa por darle al equipo su primera copa o trofeo de campeón de liga, el equipo de sus amores, - Boca Juniors- sin el Diego en la grada y sin la cercanía, está inmerso en la quizá más grande y severa crisis de credibilidad que tiene el futbol argentino en su historia, por los hechos de violencia en el marco de la final de la Copa Libertadores de América.

Hay quienes afirman que Diego enfundado en la camiseta y bufanda de Boca Juniors, es capaz con su sola presencia de apaciguar la furia de todos los llamados hinchas, tanto del River Plate y de los xeneizes.

 En unas imágenes que le han dado la vuelta al mundo de cómo vándalos se apoderan del fútbol y del miedo de los aficionados y de las propias autoridades del balompié, que impiden celebrar en civilidad la final del torneo de clubes más añejo del mundo y el más importante de Sudamérica.

 En un mundo ideal, si es que existe tal cosa de manera paralela; Maradona jugó a 180 minutos por su primer título oficial como entrenador, mientras que Dubai a días del debut del equipo sudamericano en el Mundial de Clubes podría recibir al duelo River Vs Boca. 

Ya que el G 20 en Argentina impidió la realización del juego, si como bien leyó usted apreciable lector, quizá ese juego y en ese marco Maradona podría acudir como aficionado, ya no bañado en oro y no precisamente por la camiseta de sus Dorados de Sinaloa, pues no pudo conquistar el trofeo de campeón del Ascenso MX, luego de problemas con la prensa y aficionados rivales el entrenador sinaloense podrá disfrutar a su Boca Juniors en la final de Copa Libertadores, a celebrarse en la cancha del Real Madrid. 

Ambas Copas aún, la de campeón en el fútbol mexicano y la de la Libertadores, pese a estar en la mira del 10, se encuentran algo lejanas, ya que no sabemos si el equipo de sus amores vaya a disputar el compromiso, ni tampoco si luego de esa violencia y descrédito al D10S del juego, desee volver al fútbol mexicano. 

Imprimir

Comentarios