Rescatan el legado de Laura Méndez de Cuenca | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 01 de Enero, 2019

Rescatan el legado de Laura Méndez de Cuenca

Rescatan el legado de Laura Méndez de Cuenca | La Crónica de Hoy - Jalisco

El legado literario de Laura Méndez de Cuenca, escritora, profesora, ensayista, poeta, traductora y editora, solo unos cuantos lo conocen. A pesar de ser pionera en un campo cultural donde las mujeres que ocupaban el espacio público eran pocas, y ser una de las que desafiaron la desaprobación entre colegas, su trabajo permanecía guardado en archivos a los que solo se tenía acceso con una credencial de investigador.

Pero durante una exploración sobre las escritoras mexicanas en el siglo 19, que dio origen al libro “Un historia de zozobra y desconcierto”, editado también por Gedisa, Leticia Romero Chumacero, profesora de la Academia de Creación Literaria de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM), se “topó” con ella, por lo que decidió dedicarle un libro y destacar el trabajo que fue acumulando durante sus 75 años de vida.

El resultado fue “Laura Méndez de Cuenca (1853-1928): nueve estampas en torno a una escritora singular”, un libro que hace referencia a la mujer, a la esposa y madre; a la escritora prolífica, a la crítica y a la feminista. Esto, sin olvidar la parte personal que fue precisamente por la que fue más conocida: su relación con Manuel Acuña, con quien además tuvo un hijo que al mes de nacido falleció. Después vendría el suicidio de Acuña y los señalamientos de la gente por ser una madre soltera, con un esposo suicida en un México católico.

“Ella formó parte de una de las parejas más equitativas del siglo 20, porque salió con Manuel Acuña”, explica la autora. “Ella y él llegaban de diferentes partes del país, se topan, tienen una formación literaria bastante solvente e importante para el momento y se hacen pareja, pero en una situación de equidad, no eran relaciones que caracterizan a algunos escritores ya grandes que salen con jovencitas ignorantes. No, ellos no eran así”.

Laura Méndez fue una de las primeras escritoras que se dedicó a la escritura de manera profesional en los años 60 y 70. Ella, junto con otro grupo de mujeres, asistía a las bohemias literarias que solían organizarse en ciudades como Puebla, Guadalajara, la Ciudad de México y Mérida; eran como los espacios culturales con más efervescencia en el momento y ahí estaban ellas participando”.

Laura, por ejemplo, fue una profesora becada por el gobierno mexicano para investigar sistemas educativos en Estados Unidos y Europa. Pero también formó parte de un selecto grupo intelectual que encauzó al país y se ocupó de los más desprotegidos: los niños, las mujeres y los indígenas. Su visión siempre fue más allá, hablaba de las mujeres no como las típicas amas de casa, sino como las personas que un día podrían salir a trabajar para ser autosuficientes y decidir si se casaban o se mantenían solteras.

“Me gusta mucho su vocación por el trabajo en grupo, por ejemplo cuando llevan a cabo el esfuerzo de la revista La mujer mexicana demuestran que hay en ellas un impulso de solidaridad, porque en esa revista no solamente publica Laura sino la primera abogada mexicana Asunción Sandoval, y la primer médica Matilde Montoya”, añade la investigadora.

“Me hace pensarla como una mujer contemporánea el hecho de que no es solamente para ella el esfuerzo, sino un acto de solidaridad, el feminismo es eso, no nada más lo que quiero para mí, para conseguir yo en el ámbito público, sino si pude hacerlo eso es lo que voy a hacer, está cifrado en el terreno educativo, en la formación escolar de niñas”.

El libro “Laura Méndez de Cuenca (1853-1928): nueve estampas en torno a una escritora singular” incluye una serie de ensayos que exploran algunos de sus textos provocadores, así como sus nexos con otros protagonistas del ambiente ilustrado como Porfirio Díaz, Manuel Gutiérrez Nájera, Enrique de Olavarría, Juan de Dios Peza, Guillermo Prieto y Justo Sierra. “Además se desarticulan mitos relacionados con el siglo 19 mexicano, como el relativo al supuesto suicidio romántico de Manuel Acuña, o aquel según el cual, durante esa centuria México no tuvo escritoras de valía”.

 

DATO:

“Laura Méndez de Cuenca (1853-1928): nueve estampas en torno a una escritora singular”, de Leticia Romero Chumacero

Editorial Gedisa

 

FRASE:

“Era una escritora que se sabía que era novia de Manuel Acuña, se le conocía como profesora, al grado de que hay muchas escuelas en el Estado de México que llevan el nombre de ella, pero como escritora se sabía que había sido poetiza, pero no se había valorado ni siquiera recuperado para reditar su trabajo literario, ensayístico, crítico de modelos educativos; eso estaba en las revistas donde se publicaron en los años 90 y estaba guardado para especialistas con credencial en la hemeroteca nacional. Estaba ahí, pero estaba oculto, fue todo un trabajo de arqueología literaria”

Leticia Romero Chumacero

 

Imprimir