Presidente insatisfecho y dictamen inútil: un enredo llamado Guardia Nacional | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 17 de Enero, 2019

Presidente insatisfecho y dictamen inútil: un enredo llamado Guardia Nacional

Presidente insatisfecho y dictamen inútil: un enredo llamado Guardia Nacional | La Crónica de Hoy - Jalisco

La Guardia Nacional se empantanó, al presidente López Obrador no le gustó lo logrado por su bancada en San Lázaro, pues, indicó por la mañana, le parece una Policía Federal reeditada y él desea el esquema completo, incluyendo los artículos eliminados por los legisladores que permiten el adiestramiento y el mando directamente militares.

Particularmente le molestó la eliminación del Artículo 5° transitorio que permitía como excepción la actividad militar en las calles del país, durante cinco años (tres pedían algunos legisladores y especialistas), para realizar tareas de seguridad pública.

Ese artículo transitorio habla de la necesidad de una excepción a la norma constitucional que confiere las labores de seguridad pública sólo a los civiles.

“Tenemos que pedir respetuosamente a los senadores que se contemplen temas que fueron eliminados en la aprobación, sobre todo, lo relacionado con la participación de las Fuerzas Armadas en el proceso de capacitación, de formación. Y la definición con claridad sobre la facultad de las Fuerzas Armadas para intervenir en asuntos de seguridad pública. Eso tiene que quedar claro, pidió el presidente en su conferencia matutina, había un artículo transitorio que se propuso y fue eliminado del proyecto que se aprobó ayer”.

El transitorio se refería a la intervención directa del Ejército como mando operativo de la Guardia Nacional por un periodo de tiempo, para que luego ese mando pasara a manos de la actual Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, es decir a manos de un civil.

López Obrador pidió así que durante un tiempo, en tanto consolidamos la Guardia Nacional, pueda el Ejército ayudarnos, y la Marina”.

“Entonces, prácticamente va a quedar igual, como si fuese una reedición de la Policía Federal, que ya sabemos que no funcionó, no por culpa de los elementos, sino que desde que se creó, en el gobierno de Zedillo, no se le dio fuerza”, concluyó.

Lo dicho por el presidente causó un cisma en el Legislativo, pues tanto la Cámara de Diputados como el Senado rápidamente se movilizaron para atender los deseos del Ejecutivo. Pero lo más enredado del caso es que esas eliminaciones no fueron solicitadas por el PRI, partido que al final garantizó la aprobación en San Lázaro del dictamen de reforma constitucional, sino por el morenista Pablo Gómez, según lo expuesto por la oposición.

Así, el asunto queda en un dictamen turnado a la Cámara alta que resulta inútil para los intereses del Ejecutivo, a pesar de que los legisladores priistas estaban listos para votar a favor y lograr con ello la mayoría calificada. El coordinador de Morena en el Senado, Ricardo Monreal, artífice de las negociaciones con el PRI, informó que el tema no saldrá en este periodo extraordinario de sesiones y es probable que se aborde hasta febrero.

Adelantó que ese dictamen sufrirá importantes modificaciones, entre ellas, la restitución del Ejército y la Marina en tareas de seguridad pública como pretende el Jefe del Ejecutivo.

“Estoy casi seguro de que así va a ocurrir, pero tengo que conversarlo con los grupos parlamentarios si hacemos enmiendas y poder transitar a modificaciones, esto implica que se regresa a Cámara de Diputados como cámara de origen (...) de una vez vamos a revisar todos los temas: capacitación, adiestramiento de esta nueva agrupación denominada Guardia Nacional”, detalló Monreal.

Por su parte, el PRI a través del senador, Jorge Carlos Ramírez Marín, aclaró que el tricolor en la Cámara alta tiene una consideración y criterios diferentes a lo que aprobaron sus diputados, por lo cual confirmó que habrá cambios en esa minuta.

El presidente dice que a él no le gustó el dictamen. Puede tener la seguridad que hay muchas cosas en el dictamen que a nosotros no nos gustaron y que vamos a tratar de corregir, indicó. El coordinador del PAN, Mauricio Kuri, criticó que la Guardia Nacional cuente con dos mandos, uno civil en lo administrativo y otro militar en lo operativo y consideró un error esa estrategia. En tanto que el coordinador del PRD, Miguel Ángel Mancera, aseguró que su partido no comulga con un mando híbrido, como el que propusieron los diputados para la Guardia Nacional.

¡AY, PABLITO! En tanto, el enredo tenía nombre y apellido en la Cámara de Diputados.

Legisladores del PRI y del PRD señalaron a Pablo Gómez, vicecoordinador de Morena, de ser el responsable de la insatisfacción presidencial, pues fue él quien eliminó el artículo transitorio que daba facultades a las Fuerzas Armadas para intervenir en asuntos de seguridad pública.

“El artículo transitorio al que se ha referido el presidente de la República, según entiendo, fue retirado por el diputado Pablo Gómez, de Morena, habrá que preguntarle al diputado Pablo Gómez por qué razones lo retiró”, indicó Enrique Ochoa Reza.

El artículo cuarto transitorio al que se hace mención señalaba que, de manera excepcional, en tanto la Guardia Nacional desarrolla su estructura, capacidades e implementación territorial, las Fuerzas Armadas –Ejército y Marina– prestarán su colaboración para la seguridad pública del país.

 Y sobre la postura presidencial de pedirle al Senado que “se contemplen temas que fueron eliminados en la aprobación, sobre todo, lo relacionado con la participación de las Fuerzas Armadas”, el exdirigente nacional del tricolor aclaró: “Creo que se hizo un esfuerzo de diálogo y de unión política, precisamente para conformar una institución que le sirva a los mexicanos, que mejore las condiciones de seguridad y de tranquilidad para que las familias puedan salir seguras en el país”.

En tanto, las perredistas Verónica Juárez, vicecoordinadora del Sol Azteca, y Guadalupe Almaguer, advirtieron que lo aprobado ayer no cumple con la promesa en campaña del retiro gradual de los militares hacia los cuarteles, por lo que señalan que habrá un remiendo en el Senado para que modifique lo que la Cámara baja votó en lo general y lo particular sobre la Guardia Nacional.

“En mesas de trabajo, encabezada por Pablo Gómez, se nos entregó el documento donde aún se incluía el cuatro transitorio. Nos pidieron no tomar en cuenta ese artículo, porque ya no estaría en la votación de la sesión extraordinaria”, concluyeron.

Imprimir