Alimentación saludable evitaría 11 millones de muertes anuales | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 28 de Enero, 2019

Alimentación saludable evitaría 11 millones de muertes anuales

Alimentación saludable evitaría 11 millones de muertes anuales | La Crónica de Hoy - Jalisco

Las dietas poco saludables representan actualmente un mayor riesgo para la morbilidad y la mortalidad que la suma de las prácticas sexuales sin protección, el alcohol, las drogas y el tabaco. La producción mundial de alimentos amenaza la estabilidad climática y la resiliencia del ecosistema y constituye el mayor impulsor de degradación medioambiental y transgresión de los límites planetarios, señala el informe “Dietas saludables a partir de sistemas alimentarios sostenibles: Alimentos, planeta y salud”, elaborado por la Comisión EAT, establecida por la Fundación Stordalen, Stockholm Resilience Center y Wellcome Trust para catalizar una transformación del sistema alimentario. “En conjunto, el resultado es grave. Se necesita urgentemente una transformación radical del sistema alimentario global”.

La organización analizó los impactos potenciales del cambio en la dieta sobre la mortalidad por enfermedades relacionadas con la dieta utilizando tres enfoques: riesgo comparativo, carga global de enfermedades y riesgo por enfermedad empírico. Los tres concluyeron que los cambios de las dietas actuales hacia otras saludables probablemente resulten en importantes beneficios para la salud. “Esto supone prevenir aproximadamente 11 millones de muertes por año, lo que representa entre el 19 por ciento y el 24 por ciento del total de muertes en el mundo”.

El estudio reunió a 37 científicos líderes de 16 países en diversas disciplinas, incluida la salud humana, la agricultura, las ciencias políticas y la sostenibilidad ambiental para desarrollar objetivos científicos mundiales para dietas saludables y producción sostenible de alimentos. Enfatiza que de no pasar a la acción, el mundo corre el riesgo de no cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y el Acuerdo de París, y “los niños de hoy en día heredarán un planeta que ha sido severamente degradado y donde una buena parte de la población sufrirá cada vez más de desnutrición y enfermedades prevenibles”.

El texto refiere que existe evidencia científica sustancial que vincula las dietas con la salud humana y la sostenibilidad ambiental. Sin embargo, “la ausencia de objetivos científicos acordados a nivel mundial para dietas saludables y la producción sostenible de alimentos, ha obstaculizado los esfuerzos coordinados a gran escala para transformar el sistema alimentario mundial”.

La forma en que se producen los alimentos, añade, lo que se consume y cuánto se pierde o se desperdicia influye fuertemente en la salud tanto de las personas como del planeta. La Comisión EAT-Lancet presenta un marco global integrado y, por primera vez, proporciona objetivos científicos cuantitativos para dietas saludables y la producción sostenible de alimentos.

Una dieta saludable consiste principalmente en una diversidad de alimentos de origen vegetal y cantidades limitadas de granos refinados, alimentos altamente procesados y azúcares añadidos. Esto supone duplicar el consumo de alimentos saludables como frutas, verduras, legumbres y frutos secos, y una reducción de más del 50 por ciento en el consumo mundial de alimentos menos saludables como los azúcares añadidos y la carne roja.

El informe establece cinco estrategias para lograr dietas saludables: Compromisos internacionales para cambiar a dietas saludables; cambiar las prioridades agrícolas de producir grandes cantidades de alimentos a producir alimentos saludables; intensificar de forma sostenible para aumentar la producción de alimentos de calidad; mejor gestión global de la tierra y los océanos; y reducir al menos en 50 por ciento la pérdida y el desperdicio de alimentos.

“Los datos mostrados en el informe son lo suficientemente sólidos como para justificar una acción inmediata, puesto que retrasarla sólo aumentará la probabilidad de consecuencias serias para la población del mundo y el planeta incluso pueden llegar a ser desastrosas”.

Imprimir