Uso excesivo de WhatsApp causa adicción | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Lunes 25 de Febrero, 2019

Uso excesivo de WhatsApp causa adicción

 Uso excesivo de WhatsApp causa adicción  | La Crónica de Hoy - Jalisco

Una de las herramientas tecnológicas más requeridas dentro de la comunicación sin duda alguna es el WhatsApp. En la vida cotidiana se usa para socializar y también para tratar asuntos relacionados con el trabajo, el problema es cuando existe un uso intensivo de este nuevo medio de comunicación. A una década de su lanzamiento como una aplicación de mensajería para teléfonos inteligentes, lanzada el 24 de febrero del 2009, al cierre del año pasado se estimó que el número de usuarios era de mil 500 millones.

Hay individuos que comienzan a experimentar dependencia a esta aplicación que puede llevar al aislamiento del individuo, bajo rendimiento escolar o laboral, recibe quejas de gente cercana por conectarse constantemente, entra en ataque de ansiedad cuando no tiene acceso o la batería está por agotarse, y aunque intenta limitar su uso, no lo consigue.

La situación puede llegar al extremo de que si la persona no revisa su celular, presenta síndrome de abstinencia, es decir: sentir malestar emocional, proyectada en conductas disfóricas, insomnio, irritabilidad, ­aburrimiento, soledad, ira y nerviosismo, entre otros.

Érika Villavicencio Ayub, coordinadora de psicología organizacional de la Facultad de Psicología (FP) de la UNAM, señaló que existe una discusión sobre si el uso intensivo de esta plataforma de comunicación se convierte o no en una adicción.

Resaltó que su uso excesivo no se encuentra en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), sin embargo, por estudios recientes y síntomas detectados en diversos pacientes, “sí podría tratarse de una adicción a las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).

Puntualizó que hay algunos indicadores para determinar si somos o no adictos, como el tiempo excesivo dedicado a esta aplicación, mentir sobre cuánto se usa e incluso, presentar “alucinaciones o vibración fantasma”, es decir, tener la clara idea de que se reciben notificaciones cuando no es así.

Descuido en el número de horas destinadas al descanso, así como casos extremos que llevan al individuo a desatenderr su aseo personal, no alimentarse bien, perder relaciones ­interpersonales y mantener esta conducta a pesar de las consecuencias negativas. Otros síntomas, son: altos niveles de ansiedad, depresión, fatiga, alteraciones de concentración y memoria, y un alto reforzamiento porque el cerebro recibe una sensación placentera al usar la red, así como negligencia y falta de autocontrol, acompañado de intolerancia y una necesidad de dosis cada vez mayores para obtener los efectos deseados.

Villavicencio Ayub subrayó que esta dependencia en los jóvenes ha avanzado a niveles alarmantes; incluso se han registrado muertes ­vinculadas con su uso en diferentes partes del mundo.

El mayor uso de esta aplicación ha incrementado el número de accidentes vehiculares “porque los conductores se distraen cuando atienden sus mensajes, o los peatones se ponen en riesgo al cruzar las calles mientras contestan su chat”.

Imprimir