Acceso abierto para la divulgación científica - Nadia Paola Mireles Torres | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 21 de Marzo, 2019
Acceso abierto para la divulgación científica | La Crónica de Hoy - Jalisco

Nadia Paola Mireles Torres

Acceso abierto para la divulgación científica

Hace unos días, la Universidad de California anunció que terminaba su relación contractual con Elsevier, una de las editoras de artículos científicos más grandes del mundo. ¿Por qué es relevante esto para el mundo entero y no solo para el académico?

El negocio de las editoriales tenía mucho sentido en un mundo sin tecnología, cuando la única manera de que la gente pudiera estar informada era a través de un libro o revista impresos. Las editoriales eran prácticamente las únicas con la capacidad de imprimir en grandes masas y llevar a mucha gente el conocimiento generado por unos pocos.

En los inicios de la tecnología, los artículos de revistas fueron publicándose poco a poco en línea. Pero dichos artículos no llegaron a más gente, sino a la misma que ya llegaba anteriormente. ¿Por qué? Debido a que, para poder leer el artículo en línea, se comenzó a cobrar igual que el impreso.

De hecho, si las universidades que pagan los sueldos de los investigadores que envían sus artículos a las editoriales (y por consiguiente pagan la generación de dicho conocimiento), quieren tener acceso a esos artículos para compartirlo con otros investigadores o con sus estudiantes y demás comunidades académicas, tienen que pagar costosas membresías para tener acceso.

En pocas palabras, estas editoriales cobran por acceder a un conocimiento que ellas no generaron. Los costos de sus membresías han llegado a ser tan altos que alcanzaron un punto presupuestalmente insostenible. Para darnos una idea, el último contrato que la Universidad de California hizo con la editorial Elsevier fue de 50 millones de dólares para tener acceso a sus revistas científicas por un periodo de cinco años. Ninguna Universidad en el mundo, incluyendo a Harvard, puede hoy costear el pago de las suscripciones de todas las editoriales.

Así, muchas universidades están decidiendo no pagar más a las editoriales. Para renovar su contrato con Elsevier, la Universidad de California solicitaba que se abriera el acceso para todo el público a los artículos que sus investigadores publicaban. La editorial no aceptó y el trato no se realizó.  

Si la mayoría de las investigaciones son financiadas con recursos públicos, quien pagó por dicha investigación (a través de sus impuestos) debería tener acceso a los resultados de las mismas. El que la Universidad de California no renovará el contrato con Elsevier porque quiere y exige que todos tengamos acceso a leer sobre ciencia, estableció un parteaguas para la divulgación científica en el mundo entero. Varias universidades seguirán este camino y veremos cómo disminuyen o retiran sus presupuestos para suscripciones a editoriales de revistas académicas.

 

@nadia_mireles

Imprimir

Comentarios