Leche materna y un banco que las donadoras han convertido en éxito | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Mayo, 2019

Leche materna y un banco que las donadoras han convertido en éxito

Leche materna y un banco que las donadoras han convertido en éxito | La Crónica de Hoy - Jalisco

A base de insistir, informar, difundir y hacer mucha labor de convencimiento, el Banco de Leche Humana del Instituto Nacional de Perinatología (INPer) —dependiente de la Secretaría de Salud—, ha logrado contar con la colaboración de unas 900 madres donadoras de leche en los últimos seis años.

Actualmente se recolectan hasta 100 litros de leche materna al mes, comparados con los entre cinco y diez litros mensuales en 2012, cuando comenzó a operar este banco con apenas dos o tres donantes semanales.

La doctora Silvia Romero Maldonado, coordinadora del Banco de Leche Humana, en entrevista con Crónica, orgullosa, cuenta que hoy este banco se encuentra entre los mejores en América Latina, tiene tecnología de punta y personal altamente capacitado, el cual se encargan de vigilar que el producto conserve la cadena de frío (por debajo de los cuatro grados centígrados), un adecuado control bacteriológico, el paso por una pasteurizadora y el congelamiento para aguardar su uso fi nal, estos estándares permiten contar con alimento fresco, de calidad y en cantidades suficientes para los neonatos de dicho instituto.

Reconoce que llegar a los niveles actuales de recolección no es tarea fácil, por el contrario, hubo mucho trabajo de promoción y difusión, primero con las propias mamás que acudían a servicio al INPer, después, con la red de apoyo de mamás con bebés recién nacidos y así se fue extendiendo.

Por otro lado, señala: “tenemos aquí un equipo que mide la cantidad de proteínas, si alguien tiene un bebé con más de un año, pero cumple con las características nutrimentales se recibe la leche sin problema”, pero también pueden donar desde casa, nos llaman por teléfono “y nosotros acudimos a recoger la leche”.

LOS BENEFICIOS

La doctora Romero Maldonado recuerda la importancia de la leche materna, alimento exclusivo durante los primeros seis meses del bebé, después añadir alimentos complementarios a esta leche “de ser posible mantenerla hasta los dos años de edad, por los beneficios en el corto plazo: evita que el bebé prematuro se enferme, porque tiene muchas defensas, células e inmunoglobulinas que van a defenderlo de infecciones y enfermedades, lo que permite que ese niño no tenga infecciones como diarrea, neumonía, otitis (enfermedades de los oídos) y va a hacer que ese niño crezca y tenga los nutrimentos adecuados.

En el largo plazo (hasta los dos años), puede evitar que los niños se programen a ser obesos, diabéticos, hipertensos o que desarrollen síndrome metabólico; además, esta leche también previene o reduce el riesgo de tener una leucemia, porque la leche materna también tiene células madre y tiene algunas células que son antiinflamatorias.

PROCESO DE EXCELENCIA.

En apego a los estándares de calidad, le permitieron el acceso a ciertas áreas del Banco de Leche Humana al reportero gráfico de esta casa editorial, Adrián Contreras, quien debió ingresar con ropa especial y por determinado tiempo, para poder tomar fotografías.

La doctora Romero Maldonado explica que el área está a 18 grados para que la pasteurizadora funcione “no puede ser más frío, porque hay cuatro congeladores y si el congelador no está en un medio frío comienza a descongelarse.

El ambiente tampoco puede tener más del 60 por ciento de humedad, porque puede haber crecimiento de hongos, por eso se cuenta con aire acondicionado y extractor de humedad, para evitar crecimiento bacteriano en el ambiente y todos los días se hace una limpieza profunda”.

 “Éste es el único Banco de leche Humana a nivel nacional —y me atrevería decir que en toda América Latina— que en el techo tiene un sistema de luz ultravioleta, el día que se pasteuriza se utiliza para que quede totalmente limpio y cuando se pone esta luz no hay personal adentro.

Recuerda que para poner en marcha este proyecto se capacitó en Brasil y tuvo contacto con especialistas de Francia y Estados Unidos. Con base en esas experiencias se optó por comprar una máquina pasteurizadora automática, que va agitando los frascos uno por uno, y se sigue un estricto control de calidad para tener la certeza de que la leche está en buen estado y es efectiva.

Cuando la mamá se extrae la leche, de inmediato debe entrar al congelador, de lo contrario no es estéril, puede tener alguna bacteria y si se queda en el medio ambiente al ser rica en nutrimentos las bacterias empiezan a proliferar y consumen los nutrimentos.

Al llegar al Banco se hace una prueba de acidez Dornic, la cual indica si las bacterias hicieron alguna reacción, consumieron la lactosa y las proteínas “entre menos grados de acidez, es mejor para los prematuros, lo ideal es menos de 4 grados de acidez, si el índice es superior a 8 ya no se la damos a nadie, porque ha perdido todos sus nutrimentos y proteínas”.

Además, se hace un doble control bacteriológico: se evalúa que la leche donada esté bien congelada, porque a veces cuando se recoge está medio descongelada, en esos casos, la leche se desecha, porque no conservó la cadena de frío.

El segundo filtro es al descongelar; se comienza a reenvasar y cada uno de los frascos tiene que verse a contraluz “que no lleve pellejitos, pestañas, pelusitas, ninguna otra sustancia que esté contaminando la leche, si hay una bacteria o le cayó algo, también se desecha, son pocos los frascos que desechamos  pero no podemos usarlos, es control para los niños”.

Después, se reenvasa en bolsas de plástico especiales, se pasteuriza y se toma un cultivo de cada uno de los frascos. Este cultivo tarda en estar listo tres días y tenemos que esperar 72 horas, si esa leche está bien, se libera, si no se desecha “sólo nos quedamos con la leche que no tiene ningún crecimiento bacteriano, así lo establece nuestro control de calidad”.

LECHE EXCLUSIVA PARA SUS PEQUEÑOS.

La leche de este banco “es exclusiva para pacientes del Instituto Nacional de Perinatología. Muchas instituciones han solicitado leche, pero lo único que les podemos ofrecer es pasteurizarles su leche. Lo hemos hecho para el Hospital Metropolitano y para los hospitales San Ángel Inn, Dalinde, pero no podemos ofrecerles la leche porque tenemos mucho bebé prematuro y prematuro tardío (los más grandes), e incluso prematuros extremos, pacientes quirúrgicos u otro tipo de pacientes, todos ellos son nuestra prioridad”.

La doctora reconoce que han sido muy pocas mamás quienes no aceptan la leche materna donada, como las judías, o las que son Testigos de Jehová, porque creen que es un alma diferente.

Hay otras que no saben y no quieren, pero son contadas, quizá unas cinco mamás en todos estos años. Hay una mala influencia de la televisión, algunas piensan que cierta marca de “leche” que anuncian es mejor, “eso es absolutamente erróneo, no hay nada más sano y nutritivo que la leche materna, y en cuanto se les habla de los beneficios, por fortuna acaban por aceptar.

Imprimir