Ciro Guerra: “El cine latinoamericano destaca en el mundo porque rompe silencios” | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 21 de Mayo, 2019

Ciro Guerra: “El cine latinoamericano destaca en el mundo porque rompe silencios”

Ciro Guerra: “El cine latinoamericano destaca en el mundo porque rompe silencios” | La Crónica de Hoy - Jalisco

Ciro Guerra pensaba que en Colombia solo se podían hacer comedias. Afortunadamente, con La sombra del caminanteLos viajes del viento y El abrazo de la serpiente, se probó a sí mismo que estaba equivocado. Sus películas exploran los paisajes y la cultura colombianos.

Durante el año pasado también ha destacado su más reciente filme Pájaros de verano, codirigida con Cristina Gallego, una mezcla de géneros e ideas que aterrizan en la historia de venganza de una familia wayúu en medio de la bonanza marimbera, un periodo en la historia de Colombia del que poco se ha hablado en el cine. Representa diez años (aproximadamente entre 1975 y 1985) durante los cuales se produjo una entrada de grandes cantidades de dólares producto de la actividad de bandas de narcotraficantes que se dedicaron al cultivo y exportación ilícita de mariguana en la costa Caribe.

“Todo se materializó cuando comenzamos a entrar en contacto con gente que nos cuenta su historia y nos empieza a contextualizar, verdaderamente, lo que ocurrió en esta época, descubrimos que había una historia muy diferente a lo que ya se había contado sobre el narcotráfico en América Latina”, dijo el cineasta, en entrevista con Crónica.

“Era una historia muy conocida, que estuvo muy presente en la memoria de la gente hasta hace un tiempo pero que quedó opacada con todo lo que vino después, el rescate de esa memoria nos permitía ofrecer una nueva mirada”, agregó el realizador, quien sostuvo la charla con este medio en el marco de la celebración de los Premios Platino en Xcaret, donde su filme compitió en seis categorías.

De acuerdo con Ciro, filmes como Pájaros de verano, el segundo filme latino más destacado del año después de Roma, de Alfonso Cuarón, contribuye no sólo a conocer un acontecimiento profundo de la historia colombiana, sino también a revalorar el camino de las historias marcadas por el narcotráfico:

“Era una oportunidad de dar una aproximación alejada del sistema narrativo que se ha manejado para abordar este tipo de historias, que es la glorificación de la violencia o la celebración del narco, la glamurización de un negocio que ha sido nefasto para todo un continente”, destacó el cineasta.

“Lo que vemos en esta historia es la destrucción de nuestras bases morales, de nuestras raíces. Si seguimos contando historias de una forma celebratoria, estaríamos justificando a los asesinos y criminales. Sin embargo, debemos hablar de ello, y el deber de un director que quiere mostrarlo, es encontrar nuevos puntos de vista”, añadió.

Son este tipo de historias por las cuales los ojos del mundo han estado puestos en los últimos lustros en el cine latinoamericano. Ahora mismo el realizador es el presidente del jurado de la Semana de la Crítica, del aclamado Festival de Cine de Cannes, en donde también Alejandro González Iñárritu preside la competencia principal por la Palma de Oro, un hecho inédito. Esto confirma que el cine de nuestras regiones es uno de los más revolucionarios del mundo:

“Ya se ha roto el techo de las limitaciones, de lo que puede hacer una película latinoamericana. Es un cine que está cada vez más posicionado en el mundo y que todavía tiene mucho que contar, todo un camino por delante. Creo que funciona porque nos volvimos un cine vibrante, que no se hace por negocio o por mantener viva una industria, sino porque los cineastas tenemos algo que ofrecer para reflexionar, es un cine que destaca porque rompe silencios”, enfatizó.

“Es un cine que surge porque los directores buscan en sus propias historias y encuentran aquellas cosas que son importantes para ellos, que al final es importante ­para los que caminan contigo; eso lo hace importante para el propio cine porque las historias que vemos, ahora sí son aquellas en las que nos podemos reconocer”, agregó.

Después del éxito de sus primeras ­películas, ahora vive el mismo reto que décadas atrás emprendieron los famosos Tres Amigos (Guillermo del Toro, Alfonso Cuarón y Alejandro González Iñárritu), con la búsqueda de expandir horizontes en Hollywood, “ellos contribuyeron en mucho a ampliar los propósitos de lo que hacen los directores latinos; su historia nos hizo pensar que es un camino posible”, dijo.

Este año espera estrenar su primer filme en habla inglesa. Tras la nominación al Oscar a Mejor Película de Habla no Inglesa en el 2015, por El abrazo de la serpiente, se lanzó al cine internacional con la adaptación de la novela Esperando a los bárbaros, del escritor sudafricano John Maxwell Coetzee, quien fue Premio Nobel de Literatura en el 2003.

“Coetzee tuvo una participación activa en la película porque es el autor del guion, es una historia que cuando empezamos a hacerla era una alegoría del poder, pero a medida que la concretamos, tuvimos que ver cómo casi todo lo que narra la novela tiene que ver con el mundo real, sobre cómo empieza a reaparecer el fascismo y empiezan a levantarse las fuerzas opresoras del poder, que se revitalizan, toman fuerza y retoman el poder, en muchos casos. Fue ver algo que nos asustó pero nos hizo observar que es una historia que es importante que la gente conozca”, mencionó.

Por otra parte, el filme que estrenará a finales del año —y entre cuyos productores está la mexicana afincada en EU, Olga Segura—, cuenta la historia de un magistrado británico en una pequeña ciudad colonial que comienza a cuestionar su lealtad al Imperio mientras intenta ignorar una guerra inevitable contra los llamados “bárbaros”. Será protagonizado por los británicos Mark Rylance y Robert Pattinson, así como el estadunidense Johnny Depp. Finalmente, lanza un mensaje a destacar sobre el cine latino: “es un cine que aún está en un proceso de expansión y esperamos que continúe, a pesar de que en los diferentes países se empiezan a ver complicaciones que empiezan a frenar este apoyo, pero que consideramos que haya un despertar de la conciencia para seguir levantando, si no, de todos modos seguiremos”, concluyó.

Imprimir