Avanzan en el desarrollo de la primera vacuna contra enfermedad de Chagas | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Viernes 31 de Mayo, 2019

Avanzan en el desarrollo de la primera vacuna contra enfermedad de Chagas

Avanzan en el desarrollo de la primera vacuna contra enfermedad de Chagas   | La Crónica de Hoy - Jalisco

En México, alrededor de un millón 100 mil personas están infectadas con la enfermedad de Chagas, cifra subregistrada, de los cuales se estima que 30 por ciento generarán un problema cardiaco, algunos morirán sin saber que padecieron la enfermedad —aunque no hay datos en el país, en el mundo cerca de 12 mil personas mueren al año debido al parecimiento—. Ésta es una de las llamadas “enfermedades desatendidas”, eufemismo que se refiere a aquellas que sufren los más pobres, quienes son un mercado despreciable para las farmacéuticas y por ello carecen de investigación y tratamientos suficientes.

“En la última década ha habido muchos esfuerzos por poner atención en las enfermedades desatendidas y que los gobiernos participen en su combate. Las farmacéuticas no tienen interés, puesto que no representan ninguna ganancia, además de que es un proceso largo y los usuarios son los más pobres”, señala Jaime Ortega López, investigador del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav).

Es por ello que los avances en el estudio de estos padecimientos provienen de instituciones de educación y centros de investigación. Un grupo conformado por científicos mexicanos y estadunidenses ha desarrollado desde hace cerca de una década los estudios que permitan obtener una vacuna contra Chagas. Si bien, aún no se puede prever con exactitud cuándo estará lista, los avances son sustanciales.

La enfermedad de Chagas es causada por el parásito Tripanosoma cruzi que es transmitido por la chinche besucona; un hematófago que al succionar sangre defeca, dejando el parásito, y cuando la persona alivia la comezón entra al torrente sanguíneo; también se transmite por transfusión, y durante el embarazo, de madre a hijo. México es el primer lugar en el mundo en este tipo de transmisión.

Lo más eficaz para combatir la enfermedad es una vacuna terapéutica que no sólo que proteja, sino que ayude en combinación con los fármacos existentes, que no son tan efectivos.

“Lo primero que se hace es buscar los antígenos que puedan contrarrestar los patógenos”, apunta el investigador. Esta primera etapa ha sido cubierta por un grupo de científicos conformado por el Baylor College of Medicine, el Centro para el Desarrollo de Vacunas del Hospital Infantil de Texas, la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) y el Cinvestav, con apoyo de la Fundación Carlos Slim.

Los científicos hallaron dos antígenos (TC24 y TSA1), moléculas que en conjunto tienen un efecto sobresaliente en la protección al disminuir la parasitemia y problemas cardiacos, señaló Ortega López en conferencia.

Los investigadores han realizado problemas de laboratorio y posteriormente en modelos animales, ahora se encuentran en una nueva fase que abre el camino para probarla en seres humanos.  El especialista añade que uno de los dos antígenos está listo para su prueba y sea probado por entidades regulatorias y sanitarias como la Cofepris en México o la FDA en EU. Las primeras pruebas clínicas se estarían a cargo de la UADY y se podrían llevar a cabo en zonas endémicas de Yucatán.

El otro aún requiere ser escalado en el laboratorio. Es ahí donde se encuentra ahora la investigación de Cinvestav. Explicó que las proteínas se producen en un modelo inocuo de bacteria E.coli, como en el caso de otros fármacos, sin embargo, con este antígeno se generan de una manera en que no conformada en su estructura, por lo que no es funcional, por lo que deben atravesar un proceso de pliegue y funciones. El antígeno estaría listo en poco más de un par de años para pruebas clínicas.

El objetivo de esta vacuna es patentarla y su utilización sea de dominio público para poderla producir sin altos costos, y así llegue a las poblaciones afectadas, entre ellas, las regiones más pobres de Latinoamérica.

Imprimir