“El ombudsman del contribuyente puede ayudar también contra la evasión” | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Viernes 31 de Mayo, 2019

“El ombudsman del contribuyente puede ayudar también contra la evasión”

“El ombudsman del contribuyente puede ayudar también contra la evasión”   | La Crónica de Hoy - Jalisco

El magistrado Juan Carlos Roa Jacobo, Integrante de la Junta de Gobierno del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, ve en los tiempos que corren una ventana de oportunidades para la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon). El organismo, que tiene la misión de defender a quienes pagan impuestos y sufren alguna arbitrariedad por parte de la autoridad fiscal, está descabezado desde abril, pues el Presidente López Obrador no ha mandado la terna para elegir al nuevo “ombudsman del contribuyente”.

“Estamos hablando de asesorar al contribuyente, de acompañarlo en los procesos ante el SAT, ante el IMSS, Infonavit, Conagua o inclusive antes las autoridades locales cuando ejercen facultades federales, de defenderlo ante actos arbitrarios que pudiera haber”, explica.

Juzga, además, acertado el matiz que dio a la Prodecon la anterior (y única hasta ahora) titular Diana Bernal, justamente como un ombudsman fiscal, “fue una labor encomiable”.

—¿Qué futuro inmediato le parece que debe tener la Prodecon?          

—La respuesta debe atenderse en el contexto que estamos viviendo: la nueva administración. Las necesidades de recaudación son fuertes, hay muchos programas que requieren recursos y me parece que la Prodecon es útil en dos sentidos. Primero, hay prácticas evasoras de un gran sector de contribuyentes y la Procuraduría debe acompañar, atestiguar que se respetan los derechos del contribuyente; aun cuando se trate de un contribuyente que incurrió en prácticas indebidas, pues que se le sancione como corresponde y no que se le deje caer de más el guante.

Por otro lado, ante las necesidades de recaudación, ante necesidades apremiantes de obtener mayores recursos para programas sociales que válidamente está persiguiendo el Presidente, la Prodecon debe estar allí para cuidar que este requerimiento no se convierta en abuso.

—¿Por qué esta vigilancia  es necesaria?           

—Si hay la idea, justificada, de satanizar las prácticas fiscales indebidas, que no se asuma que todo mundo está en ese supuesto. Pasa mucho con las empresas que facturan operaciones simuladas, efectivamente puede haber alguien que haya ido con una empresa y simule una operación para contar con una factura de un servicio que no recibió; pero puede haber otros clientes de ese mismo proveedor que sí recibieron el servicio, a ellos no se les debe juzgar en los mismo términos.

También, en otro tema coyuntural, desapareció la compensación universal e, independientemente de lo que se opine si está bien o mal, me parece que para el contribuyente lo importante es que haya mecanismos efectivos para la devolución de los saldos a favor. Es también un trabajo que puede hacer la Prodecon, verificar que no haya retrasos injustificados, que si está cerrada la llave de las compensaciones, que las devoluciones no sean donde se atoren los saldos a favor.

—¿Cómo impacta el trabajo de Prodecon en el conjunto de contribuyentes?   

—Se le ha dado ya cierta difusión al trabajo de la Procuraduría para que la gente lo conozca: así como cuando hay algún abuso contra el consumidor está Profeco; cuando hay un abuso contra el contribuyente está la Prodecon.

Hay ciertos abusos que se perciben como menores. Alguien que pidió su devolución y le salían en la web del SAT 10 mil pesos y sólo le devuelven 8 mil. Y esa persona dice ‘no voy a contratar un abogado  por dos mil pesos, es mucha lata’. Pues allí está la Prodecon. A lo mejor hay razones válidas para ese cambio de 2 mil pesos, pero por lo menos saberlo. Si no, parece robo hormiga aunque no lo sea: porque fueron 2 mil pesos menos a Juan, mil a Pedro, mil a Roberto y se van sumando hasta hacer una buena canasta.

—La autonomía técnica de Prodecon, ¿le parece adecuada y suficiente?           

—La autonomía técnica y que no esté sectorizado es muy importante, es la manera que se eligió en México, el equivalente en EU es parte del Servicio de Impuestos Internos; eso puede establecer de entrada un diálogo más cercano porque todos son parte de la misma institución, pero por otro lado a lo mejor aquí el contribuyente  se preguntaría por qué debería esperar que la mano izquierda le diga algo diferente a lo que le dijo la derecha.

Recuerdo que en un tiempo el diálogo Prodecon-SAT fue complicado, pero más adelante, ya abierto el diálogo, el contribuyente percibe a Prodecon como externo, autónomo, que va a dar la cara por él. Eso es lo más importante, el cambio cultural que puede significar además de empoderar al contribuyente. Hay una primera función que es la difusión de los derechos de los contribuyentes y posteriormente el ejercicio de esos derechos; cuando el contribuyente los ve en concreto y no sólo en un texto legal,  se va empoderando, ve que se hace realidad algo que la ley prometía.

—Prodecon termina expedientes con “acuerdos conclusivos”, recomendaciones, aunque no tiene valor vinculatorio, no está la autoridad obligada a acatar...…   

—El acuerdo de conclusión ha funcionado bien. La virtud de la queja está en las mesas de trabajo, sentar al contribuyente, con la representación de la Prodecon, con la autoridad fiscal, escuchar argumentos que se presentarían en un juicio.

Llegando a la recomendación, efectivamente no es vinculante, en eso la situación no es diferente a la de la CNDH. Una queja no vinculante, pero con difusión se pone el tema en otro terreno, se da cuenta pública de que está pasando algo.

—¿Amenazas externas para Prodecon? ¿Algo que deba cuidar?

—Es importante que los funcionarios de la Prodecon se tomen en serio la queja y que no la concluyan sin recomendaciones. Es allí donde debe robustecerse, no debe dejarse llevar fácil por las razones de la autoridad; juzgarla por sus méritos y no en la lógica de cerrar el expediente y decir que no hay nada que recomendar.

Además, hay quien podría sucumbir a la tentación de ver en esto dinero que pierde el fisco y es al revés: para créditos que se hubieran ido a litigio, puede llegarse a una solución favorable a ambas partes, que permita recaudar sin juicio y que permita al contribuyente pagar sólo lo que le toca. Al SAT esto le ha significado una recaudación muy importante; la alternativa no es si se paga o no.

La Prodecon es una institución muy noble, muy útil al momento actual, merece mucho respeto y ojalá pronto tenga ya un titular para que los procedimientos que están en curso no dejen desamparados a los contribuyentes.

Imprimir