#Órdenes de protección y la medición de riesgos - Lupita Ramos Ponce | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 26 de Junio, 2019
#Órdenes de protección y la medición de riesgos | La Crónica de Hoy - Jalisco

Lupita Ramos Ponce

#Órdenes de protección y la medición de riesgos

La medición de los riesgos que sufren las mujeres víctimas de violencia debe ser una práctica común de las autoridades al momento de recibir sus denuncias y emitir las correspondientes órdenes de protección.

Precisamente esa ha sido una de las fallas fundamentales y de las omisiones institucionales que han permitido que mujeres con órdenes de protección hubiesen sido víctimas de feminicidio.

en el "Informe especial sobre órdenes y medidas de protección para mujeres receptoras de violencia en Jalisco" de la Comisión Estatal de Derechos Humanos y que recoge un diagnóstico realizado por el Anterior Instituto Jalisciense de las Mujeres como parte de las recomendaciones emitidas en el Contexto de la Alerta de Violencia de Género, se señala que “el nivel de riesgo tanto de la mujer, como de las víctimas indirectas relacionadas, debe ser concebido como un mecanismo o un modelo que sea capaz de visibilizar factores de riesgo relacionados con la violencia física, psicológica, sexual, patrimonial o económica de la mujer que vive una situación de violencia y que requiere de una orden de protección".

Para que esto sea posible es necesario diseñar el mecanismo, la metodología y los instrumentos que sean necesarios para medir el nivel de riesgo de las mujeres que denuncian violencia.

Es importante también que al emitir las órdenes de protección se hagan acompañadas de la tecnología necesaria que permita la vigilancia y seguimiento de las mismas de manera coordinada con los tres órdenes de gobierno y las agencias ministeriales.

El modelo único de atención a la violencia de género debe establecerse en todo el Estado y vincularse de manera institucional para que las mujeres no sean revictimizadas. Generar bases de datos con expediente único, en la que se empleen los recursos y capacidades actuales tecnológicos como el C5 para contar con datos organizados y desagregados por género, nivel socio económico, educativo y situación de la vivienda, para analizar las condiciones en las que viven las mujeres. Las bases de datos también deben contemplar un registro amplio de los agresores. Incluso, en algunos países, esas bases de datos alcanzan a los deudores de la pensión alimenticia, al considerarse también un ejercicio de violencia la privación de la pensión correspondiente para los deudores alimentarios.

Establecer mecanismos eficientes para supervisar el cumplimiento de las ordenes de protección, sanción a quien viole el cumplimiento de tales medidas, la elaboración de un expediente único de atención del Centro de Justicia para las Mujeres, eficientar los procesos y tiempos para la elaboración de un plan de emergencia y, en su caso, de la orden de protección, etc., tienen que ser parte del nuevo modelo que permita prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en Jalisco. Sin duda es una deuda pendiente que se tiene que saldar pronto, antes de que siga creciendo la violencia feminicida.

 

lupitaramosponce@gmail.com

@lupitaramosponce

Imprimir

Comentarios