¡Cuadrante en crisis! - Diego Ramos Koprivitza | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 27 de Junio, 2019
¡Cuadrante en crisis! | La Crónica de Hoy - Jalisco

Diego Ramos Koprivitza

¡Cuadrante en crisis!

«Lo único constante es el cambio», expone uno de los principios de Heráclito de Éfeso, filósofo griego apodado “El Oscuro”. Una idea que representa a la perfección el movimiento que ocurre en el cuadrante de la radio mexicana desde hace meses y que se potencia con el anuncio de recortes presupuestalesa la radio pública.

Si bien todo comenzó con el regreso de Carmen Aristegui a un espacio radiofónico nacional casi al unísono de la nueva administración federal, fue a partir de ese momento en elque el tablero radiofónico se ha ido acomodando en diferentes frentes.

Sería ingenuo pensar que todo debe o debería estar relacionado. Sin embargo, el elemento que cohesiona de manera precisa todo este Panta reimediáticotiene que ver con la importancia que todavía conservan las ondashertzianas para el ajedrez político, cultural y social de nuestro país.

No hemos dejado de hablar de la radio y parece que este medio, el cual se había desahuciado con magnánimas aseveraciones y burdas premoniciones, goza de muy buena salud.

Pero antes de derramar lágrimas de felicidad, paremos un momento aquí para hacer una reflexión un tanto arriesgada pero harto necesaria.

«¿Cuántos de ustedes que lloran los recortes del Instituto Mexicano de la Radio realmente consumen sus contenidos?», dicta el fuego amigo de la horda tuitera de cada día. El dardo estaba por liberar todo su veneno: “¿Cuántos escuchan la radio?”, pensé.

No me meteré en cifras puesto que el objetivo de este texto es otro, pero sí he de dejar sobre la mesa un tema complejo y que requiere debate: ¿en dónde radica la importancia de la radio en nuestra sociedad actual?La necesidad de hablar, de ser escuchados, desde luego.

Mientras unos se azotan (o se despiden), sería bueno detenerse a pensar en el peso que recobra la radio abierta en el cuadrante. Ni las televisoras parecen tener tanta importancia.

No solo se trata de discusiones sobre dineros etiquetados y recortes. El debate gira hacia los espacios,expresión, representación y pluralidad.

Sin duda, lo que ocurre con el Instituto Mexicano de la Radio es lamentable,ya quela falta de recursos económicos llevaría al cierre de emisoras yprogramas.

En Reactor (107.5 FM de Ciudad de México) anunciaron que, de ser así, solo se mantendría la programación musical. El shuffledel reproductor y nada más. Mientras que el analista Ricardo Raphael renuncióasus espacios al aire cuasi de inmediato,sin tener un mínimo de consideración porla braudeliana larga duración de la historia.

Pérense que nomás están sacudiendo el avispero.

Pero no es lo único que se mueve. El cierre de la estación RMX, producto de una transacción comercial con El Heraldo de México, también es parte de las estrategias de la iniciativa privada y sus intereses cambiantes dentro de la radio mexicana.

En Grupo Radio Centro se anunció hace unos días que el nuevo director editorial es Julio Hernández, Astillero, periodista crítico y sagaz que equilibra bien su balanza informativa.

Mientras, en Jalisco, la designación de Alejandro Tavares como titular del Sistema Jalisciense de Radio y Televisión,hace unas semanas,generó una avalancha de críticas e inconformidades.

Incluso en Radio Universidad de Guadalajara hubo movimientos con el nombramiento del periodista cultural Alfredo Sánchez como sunuevo subdirector.

Mi reflexión es simple y se dirige hacia la importancia que aún tiene la radio en nuestras vidas. Pareciera que su posición goza de una credibilidad mayor frente a las feroces redes sociales o los desprestigiados espacios televisivos, además de demostrar que tiene audiencias fieles, ansiosas por contenido de calidad.

IMER desde luego es el tema y habrá que seguir el curso de un medio público necesario.

Queda pues contestar la pregunta:“¿Qué tanto escuchas la radio?”.

Twitter: @DiegoKoprivitza.

 

Imprimir

Comentarios