Qué poca…resistencia - Laura O. Robles Sahagún | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 11 de Julio, 2019
Qué poca…resistencia | La Crónica de Hoy - Jalisco

Laura O. Robles Sahagún

Qué poca…resistencia

Pareciera que continuar con una carrera universitaria o en un trabajo se hubiera convertido más en una lucha de resistencia que en el cumplimiento de retos y objetivos. ¿En qué momento se llenó de estrés a los niños de primaria que hasta padecen de colitis a su corta edad?

Pareciera que si no hay estrés, los estudiantes no se están esforzando lo suficiente y no merecen una buena calificación. Pareciera que, si no se le mete presión al trabajo, no se es merecedor a un ascenso laboral o incluso al pago salarial.

¿Qué no se suponía que con las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC’s), la vida nos sería más sencilla? ¿Qué pasa con las computadoras, los teléfonos inteligentes y todos los aparatos que nos facilitan la vida? ¿Por qué ahora estamos tan dependientes de ellos que ni para ir al baño se dejan? ¿Acaso es el propio ser humano el que busca cómo complicarse la vida?

En juntas, en conferencias, en clase, en vacaciones, en el cine, en momentos de relax, en cualquier circunstancia estamos recibiendo mensajes de WhatsApp, correos electrónicos y cientos de notificaciones, a tal grado que podríamos estar ante el personaje de nuestras vidas o la oportunidad que tanto deseamos y la dejamos ir por ver un mensaje (y no está por demás decirlo, a veces sin importancia).

El tiempo, muchas veces, se pierde revisando redes sociales, mensajes sin importancia, chismes y memes que hasta desinforman, pero cuando se llega el momento de hacer entregas de trabajos, entonces es cuando nos preocupamos, nos ocupamos y nos estresamos. También el hecho de que nos saquen de nuestra zona de confort, nos hace entrar en una situación de conflicto y nerviosismo.

¿Será que podríamos aumentar nuestros niveles de resistencia si aprendemos a administrar nuestro tiempo y con ello invertir la importancia que le damos a las obligaciones y a los distractores? ¿Cuándo podremos dejar de tener el celular en las manos para disfrutar, aprovechar o engrandecer un momento?  (Por cierto, no solo lanzo al aire esta pregunta, también me incluyo).

@RoblesSahagún

Imprimir

Comentarios