Opinión


M. Carmen Aznar y David G. Forés

M. Carmen Aznar y David G. Forés | La Crónica de Hoy

Me enteré, gracias a las redes sociales del genial ilustrador David G. Forés, que la editorial Gamusetes liberaba un par de títulos en línea para hacer más llevadera la actual cuarentena.

Y así, gracias a su loable generosidad, conocí a “La bruja Pampurrias”, simpática aventura escrita por M. Carmen Aznar e ilustrada por David G. Forés. El proyecto, me voy enterando, no es menor y forma parte de un esfuerzo editorial independiente, bajo el timón de Desiree Arancibia y García Forés, para publicar libros ilustrados para niños y jóvenes.

            “La bruja Pampurrias” (parte de la colección “Fantaboo”) tiene como protagonista, ya lo adelanta el divertido título, a una bruja singular; todo en ella es brujil: nariz, ojos y dedos, sombreros, amigos y escoba: nada, al principio, la distingue de otras compañeras de profesión. Hasta que descubrimos, sí, su inusual gusto en bolsos.

A Pampurrias le va el rosa brillante: un bolso redondito y nada parecido, ni en sueños, a lo que buscan sus demás amigas. Ah… y otro importante, pero fundamental, detalle: las mascotas. Nuestra bruja no ha encontrado su compañero ideal. Y vaya que lo ha intentado: gatos, sapos o arañas; no ha dado con el cómplice animal correcto y el asunto la tiene un poco preocupada. Hasta que, claro, un buen día se topa con algo inesperado…

            “La bruja…” es un interesante vistazo a la identidad: a eso, tan especial y único, que nos distingue y nos acerca a los demás. ¿Pero qué tan profundas, o superficiales, son estas características? ¿Y qué tiene, al final, más peso: nuestros gustos, nuestras necesidades, o lo que arrastramos desde la fuerza de la costumbre?

Pampurrias nos enseña, a grandes y chicos, que los detalles más pequeños, que las circunstancias más inesperadas, pueden arrastrar enormes cambios. Y sí, hay que confiar y dejarse arrastrar: Hay que tirar de la madeja y encontrar lo que aguarda al otro lado de esta inesperada revolución.

¿Por qué estoy tan seguro de ello? Porque estamos aquí gracias a un click, gracias a una página del otro lado del mundo que me llevó, un poquito más cerca, a una bruja, muy bruja, que no le tiene miedo a los cambios.

Pueden seguir a la editorial Gamusetes por redes sociales: Facebook.com/gamusetes; e Instagram: @Gamusetes.

Comentarios:

Destacado:

+ -