Escenario


MELOMANÍAS. Placebo: La nueva identidad del Rock Alternativo

Banda, relativamente joven; realmente esta agrupación es la creación de un solo hombre, Brian Molko, influido y apoyado por un gigantesco padrino: David Bowie

MELOMANÍAS. Placebo: La nueva identidad del Rock Alternativo | La Crónica de Hoy

Fue en 2017 la última vez que Placebo estuvo en nuestro país y específicamente en nuestra perlitapatía ciudad en el RoxyFest del 1 de abril de ese año.

Banda, relativamente joven, con un nombre que nos parece genial; realmente esta agrupación es la creación de un solo hombre, Brian Molko, influido y apoyado por un gigantesco padrino: David Bowie.

Brian, legalmente británico, belga de nacimiento pero luxemburgués por cercanía, es un famoso músico multinstrumentista con una voz peculiarmente nasal y un sonido de guitarra punk pop al más puro estilo de Sonic Youth; mantiene una imagen andrógina como Bowie.

Placebo se complementa con Stefan Olsdal, bajista sueco y buenísimo que admira el sonido Fender de Steve Harris en Iron Maiden. En la batería han sufrido varios cambios a través de los años, primero fue Robert Schultzberg, luego Steve Hewitt, posteriomente Steve Forrest y últimamente MattLunn. Sin embargo, el que marca la pauta y es inamovible es Brian Molko.

La palabra placebo, denota una supuesta medicina que se administra a un enfermo, pero realmente no incluye ningún agente farmacéutico activo; pero aun así genera un efecto de curación por cuestiones psicológicas, influencia del médico que lo administra en combinación con la capacidad de sugestión del paciente. El punto es que sin ser medicina, cura, y esta gran banda ha sido de las pocas que aportaron sonidos nuevos a la escena musical londinense, por su mezcla del post-punk, dream pop ysynth pop con sabores hard rock y en ocasiones sonidos electrónicos.

Desde sus inicios en clubes londinenses, a mediados de los 90, lograron sobresalir en un mercado inundado de rock alternativo por su sonido un poco más duro de lo usual y la inusual pero educada voz de Brian; en 1996 publicaron su primer LP, llamado Placebo, y de inmediato se ganaron un espacio en la radio. En lo personal destaca la pieza: “I Know”, por su construcción musical, balada sobre una base de rock duro, con letra muy corta pero directa. También resalta su canción: “BruisePristine” por la melancólica fuerza que proyecta.

De este disco, su sencillo “Nancy Boy” fue utilizado en la banda sonora de la película: Airbag, del director español Juanma Bajo Ulloa, y realmente esto fue lo que los catapultó hacia la parte alta de los charts en Reino Unido; a raíz de este repentino éxito fueron invitados como teloneros de U2 en algunos conciertos de su gira Pop Mart, lo cual realmente los dio a conocer.

En 1998 nos entregaron su segundo álbum: WithoutYouI’mNothing, en cuyo tema homónimo participó David Bowie, y también atrajo mucha atención su pieza: “EveryYouEvery Me”; en este álbum se perciben sonidos muy similares, primero a la obra de la banda americana: Linkin’ Park, que eran sus contemporáneos y con quienes en el futuro trabajarían juntos en sus proyectos de responsabilidad social; y luego a quienes fueron una de sus influencias: The Cure, aunque Placebo a esas coincidencias le imprimió siempre más dureza, sobre todo en su pieza: “YouDon’tCareAboutUs”, que podría haber sido cantada por Robert Smith.

En el cierre de siglo, Placebo logró consolidar su posición de la escena musical, con más participaciones en varias bandas sonoras de películas y juegos de video, con la voz de Bowie cantando sus canciones y con un nuevo baterista con más capacidad (Hewitt). Para rematar, participaron junto con David Bowie en los BritAwards de 1999, interpretando un cóver de la banda T. Rex: “20th Century Boy”, que se convertiría en su primer éxito.

Llegó el 2000, con todas las locuras que se predijeron y que al final sólo cambiamos de calendario; Placebo recibió el nuevo siglo con grabaciones nuevas para que en octubre de ese mismo año liberaran su nuevo disco: Black MarketMusic; en este álbum su música sí ofreció un giro hacia otra dirección, pues dejó atrás las baladas y los sonidos duros, para adoptar un sonido un poco más electrónico, voces menos nasales de Brian que nos muestran su gran capacidad vocal y en general, fue un disco muy energético.

Sus letras muestran una evolución brutal, con más complejidad en el trato de los temas, con mucha más profundidad en su lenguaje y en sus metáforas; por lo mismo, merece una mención muy especial su canción: “Special K”, pues causó malestar en la industria musical por equiparar la influencia del amor en el cuerpo a la generada por un viaje con ketamina, anestésico que ha sido usado legalmente como tratamiento contra el alcoholismo y genera alucinaciones; obviamente, como muchos medicamentos controlados, la ketamina es usada como droga.

En 2003 nos entregaron su cuarto álbum: Sleeping WithGhosts, que llevaría a Placebo al éxito global; está plagado de sencillos exitosos, como: “SpecialNeeds”, “Sleeping WithGhosts”, “TheBitterEnd”, “Protect Me FromWhat I Want”, “English Summer Rain” y las que en lo personal disfrutamos más: “This Picture”, junto con la mínima balada: “Centrefolds”, un oda pesimista dirigida a la efímera esperanza de que algún día nos llegue el amor.

Prácticamente todas las piezas del disco son muy buenas; las que no mencionamos aquí también valen mucho la pena. Todas traen un sabor un poco más pop que los discos anteriores, pero muy bien logradas; este es un disco de colección.

Para su siguiente grabación, Placebo ya estaba en las alturas del estrellato, y por lo mismo intentaron recuperar el sonido original de su primer disco, pero les ganó su lado Britpop; en 1996, se publicó Meds, un disco bien producido como pocos, con un sonido respetuoso de los sonidos de Placebo, pero sin su chispa original, a pesar de sus invitados, como Michael Stipe (R.E.M.). En ningún momento pretendemos hablar mal de esta grabación, es sólo que se esperaba mucho más de esta banda.

Ese mismo año relanzaron, precisamente, su primer disco, Placebo, que ya cumplía 10 años, quizá como conjuro contra la zona de confort en la que habían caído.

Pero su reivindicación llegaría con su siguiente álbum: BattleForTheSun, publicado en 2009, tras un largo descanso. Desde la primera canción, “KittyLitter”, se nota su regreso al sonido duro original, y las siguientes no desmerecen en lo más mínimo. La segunda fue el éxito más grande del álbum: “AshtrayHeart”, que además de incorporar letras momentáneas en español, descubrimos que cuando iniciaban la banda, Brian Molko consideró la posibilidad de llamarla AshtrayHeart, por lo que suponemos que era una frase que ya lo había marcado desde entonces; en la canción nos cuenta una fallida historia de amor, con frases así: “¿cómo podríamos haber sabido que habíamos encontrado un tesoro? Qué siniestro y qué correcto”.

Ya convertidos en una súper banda llena estadios, en 2013, lanzaron su siguiente álbum: LoudLikeLove, en donde ya se perciben dueños absolutos de su sonido; en 2015 grabaron un MTV Unplugged, en el cuál llama la atención, primero que sus mayores éxitos no los interpretaron y que quizá la mejor del disco sea “TheBitterEnd”, por el dolor que nos transmite.

El año pasado anunciaron que lanzarían un nuevo disco, que no ha llegado aún; acá estaremos esperando la llegada de esa falsa medicina que nos curará la cordura.

@jorgehhm

Comentarios:

Destacado:

+ -