El vicepresidente Pence en la toma de posesión de AMLO - Carlos Cerda Dueñas | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Jueves 11 de Octubre, 2018
El vicepresidente Pence en la toma de posesión de AMLO | La Crónica de Hoy - Jalisco

Carlos Cerda Dueñas

El vicepresidente Pence en la toma de posesión de AMLO

La semana pasada la Casa Blanca informó que sería el vicepresidente Mike Pence el representante del gobierno de Estados Unidos en la toma de posesión de López Obrador. Cierto que se llegó a decir que sería el propio Trump quien asistiría al acto y al enviar representante desató una serie de rumores en el sentido de que se trataba de un desencuentro o un desaire.

La primera vez que, para este tipo de eventos, se contó con la representación norteamericana fue para la asunción de Ávila Camacho (1940) a la cual asistió el vicepresidente Henry Wallace en representación de Franklin D. Roosevelt. Su asistencia no era gratuita, se trataba de enviar un mensaje de respaldo al presidente entrante desmintiendo un supuesto apoyo a la oposición encabezada por Juan Andrew Almazán y con ello tratar de calmar los ánimos ante una disputada elección que podría traducirse en desestabilidad política y social, además de complicar el comercio y la relación bilateral en un contexto de Guerra Mundial para lo cual Estados Unidos necesitaba a México como aliado en el combate a las corrientes fascistas.

Generalmente ha asistido el Secretario de Estado, cuando comenzó el periodo de Luis Echeverría vino William Rogers; para la de Salinas de Gortari, George Schultz; Madeleine Albright asistió a la de Vicente Fox. Vinieron vicepresidentes para la de Ernesto Zedillo y Enrique Peña (Al Gore y Joe Biden, respectivamente). El expresidente George Herbert Bush asistió con tal carácter a la toma de posesión de Zedillo y Calderón, y a la de este último la representación oficial la ostentó el Segundo Fiscal General, Alberto R. Gonzales.

Nunca ha asistido un presidente en funciones a la toma de posesión de un presidente mexicano, así que llamar desprecio a la ausencia de Trump bien podría ser una falacia.

 

Imprimir

Comentarios