Cuando era un lujo tener computador … Y un martirio si no se sabía programar - Mario Agráz Luna | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 15 de Mayo, 2019
Cuando era un lujo tener computador … Y un martirio si no se sabía programar | La Crónica de Hoy - Jalisco

Mario Agráz Luna

Cuando era un lujo tener computador … Y un martirio si no se sabía programar

El baúl esconde muchas sorpresas y como ya es costumbre, de cuando en cuando, nos salimos del ámbito artístico para sacar sorpresas que finalmente también forman parte de la historia.

Hoy inicia esta columna con una pregunta para Ud. amable lector: ¿Cuándo fue que tuvo Ud. contacto con una computadora? ¿Recuerda el tamaño, velocidad o recursos que le ofrecía y a qué precio?

Al principio de los años 80 se comenzaron a popularizar en todo el mundo diversos tipos de computadoras que, según el precio, eran las bondades que se podían obtener, más no era un invento nuevo, lo único novedoso es que la compactación de los procesadores, al utilizar circuitos integrados, las hacía más pequeñas.

La segunda computadora en el mundo, se le bautizó como Electronic Numerical Integrator and Computer, más conocido como ENIAC, y se presenta el 15 de febrero de 1946, en la John W. Mauchly y John Presper la Universidad de Pensilvania (EE.UU.). Tardaron tres años en desarrollarla y eso que llevaban prisa, ya que la Z1, que era de origen alemán, ya se utilizaba en 1941, durante la Segunda Guerra Mundial.

Lo novedoso no era solamente que era digital, es decir, que funcionaba mediante un lenguaje de programación, también lo eran sus dimensiones y cantidad de componentes, ya que medía más de 30 metros de largo y pesaba 32 toneladas. En su interior contenía 17,468 tubos electrónicos o mejor conocidos como bulbos. Su temperatura de funcionamiento promedio era de 50ºC ya con la refrigeración al máximo. Consumía una cantidad increíble de kilowatts, pero era posible programarla para efectuar cinco mil sumas por segundo.

Obviamente, el primer interés al desarrollar la ENIAC era militar, por cuanto a la fecha que se comenzó a desarrollar, pero cuando se presentó la máquina, la guerra ya tenía un año de haber terminado, así que los diseñadores pensaron en la industria comercial como futuros usuarios y desarrollan la EDVAC (Electronic Discrete Variable Automatic Computer). En 1951, sale al mercado con el nombre de Saly teniendo sus primeros méritos de eficiencia en las elecciones presidenciales de EE.UU. de 1952, cuando Eisenhower se sabe ganador 45 minutos después de que se cerraran las casillas.

En 1953 la IBM 701 hace su aparición con una ingeniosa máquina que recibía y generaba información mediante tarjetas perforadas, que tampoco eran novedosas, ya que existían desde finales del siglo XVIII, gracias al talento del francés Joseph Marie Jacquard y con la aportación del norteamericano Herman Hollerith en 1890. Luego de ese sistema de almacenamiento de datos por ferromagnetismo, es decir, núcleos miniatura de ferrita y con la llegada de las grabadoras magnéticas al mundo de la radio y la televisión, se adopta un sistema de almacenamiento: cintas de carrete, y luego tambores magnéticos que se derivarían a los conocidos discos duros.

Los japoneses, después de la guerra, se dedican a desarrollar y perfeccionar el transistor y las válvulas electrónicas comenzaron a dejar lugar a ellos y el espacio también, ya en el espacio de un solo tubo, bien cabían más de 30 transistores.

Aunque consumían menos electricidad y eran más pequeñas, había que saber utilizarlas y para ello, era necesario aprender programación, la cual se basaba en que pensara con lógica, se estructurara un plan de programación en papel y de ahí se convirtieran esos deseos en instrucciones, todo eso tan solo para pedirle a la máquina que sumara dos más dos y escribiera el resultado en una pantalla de fósforo verde.

IBM vio negocio en las máquinas compactas y en los discos duros, que eran mucho más estables para almacenar información que las cintas magnéticas y vende su primer disco duro en 1’230,000 dólares, aunque no era un disco como tal, en realidad eran 50 discos de metal de 61 cm, con 100 pistas por lado con la extraordinaria capacidad de 5 megabytes de datos y físicamente con peso superior a los 7 kilos. Hoy nuestro celular más sencillo, por lo menos, tiene 16 gigabytes de capacidad de almacenamiento en la palma de la mano.

Con el desarrollo de la tecnología conocida como circuitos integrados, vuelve a dar otro paso la computación y por fin llegan al usuario casero, aunque, con tecnologías muy dispares a la original de IBM. El -8 fue el primer computador con esas características. El tamaño cada vez más reducido del microprocesador de chips logró que se lanzara al mercado la PC o Personal Computer. El primer microprocesador en 1971 fue el Intel 4004. Contenía 2300 transistores en un microprocesador de 4 bits que sólo podía realizar 60,000 operaciones por segundo.

Cuando IBM pensaba en mejorar sus productos, salen al mercado las primeras opciones para que cualquier tipo de persona que se animara a aprender a programar; claro, aunque pasara horas haciéndolo, era la Commodore 64, la computadora doméstica de 8 bits desarrollada en agosto de 1982 y con un costo cercano a 595 dólares (casi 12,000 pesos), aún así, se vendieron más de 17 millones de unidades.

La primera que este columnista tuvo allá por 1988, era una Tandy RadioShack MC10 con poderosos 8 kilobytes de memoria; ¡ah!, pero le compré un expansor de 16K para que fuera más veloz, a ella le siguió una Color Computer de la misma marca, ya con 128 KB, toda una hazaña. Son máquinas que aún conservo y en las que, de cuando en cuando, programo juegos sencillos tipo Pacman.

Excelentes máquinas, pero ¿qué cree?, son totalmente incompatibles con la PC y mucho menos con lo que se venía, un invento de Steve Wozniak, el Apple II. A la par Steve Jobs creó el concepto e imaginó la gran empresa que llegaría a ser; pero con el problema, nada menor, de que nadie les creía que las computadoras se fueran a popularizar y el dinero no fluía.

Ronald Wayne intervino el primer desarrollo, pero se desanimó ante los magros resultados económicos y también se “bajó del barco”. Mike Markkula sí cree en Jobs y Wozniak e invierte 250 000 00 USD. El modelo final de Apple II se presentó al público en abril de 1977.

Ahora, con las USB y discos de estado sólido, las nuevas generaciones no creen que hace tan solo 35 años no era posible transportar fácilmente de un lugar a otro de la casa la computadora; el monitor de tubo de rayos catódicos, verde o ámbar, RGB si se tenían recursos para comprarlo; la ruidosa impresora de matriz de puntos, obvio que solo imprimía en negro; el largo cable del modesto modem que se conectaba por la línea telefónica, bloqueando por cierto la línea una hora por lo menos, tan solo para bajar diez imágenes y eso si no se “colgaba” la red y había que volver a comenzar la descarga.

Tienen que ver, para creer y quizá ni así. Por ahora y como siempre… Arrivederchi.

Imprimir

Comentarios