El divorcio, la custodia y otros dilemas - Rodrigo Moreno | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 05 de Junio, 2019
El divorcio, la custodia y otros dilemas | La Crónica de Hoy - Jalisco

Rodrigo Moreno

El divorcio, la custodia y otros dilemas

En el mundo del derecho los conflictos de carácter familiar que se ventilan en juzgados, en muchas ocasiones se agudizan, cuando existen hijos que viven en medio de la controversia de sus padres, una verdadera pesadilla.

En cuanto a los divorcios, cifras oficiales del INEGI, evidencian que el índice de divorcios va al alza, por ejemplo,  en 2010 fueron 86 mil, en 2013 aproximadamente 109 mil y en 2017 casi 150 mil, este fenómeno ha pasado de 15.1 divorcios por cada 100 en 2010 a 28.1 en 2017; es decir, la proporción casi se duplica.

Es importante destacar que estos conflictos tienen efectos directos en la estabilidad familiar, social e individual de los hijos, quienes se ven forzados a experimentar el proceso de separación de sus padres, para lo cual en la mayoría de los casos no se encuentran preparados.

Atendiendo a esta realidad, la Suprema Corte de Justicia de la Nación, cumpliendo con un papel de eje articulador del sistema judicial, ha desarrollado toda una línea jurisprudencial que busca dotar de herramientas a los operadores judiciales para que tutelen el interés superior de la niñez en casos de conflictos familiares que afecten sus derechos, y especialmente su condición de personas en desarrollo.

Uno de estos criterios que llama especialmente mi atención, no solo por su trascendencia en la vida de los menores sino porque cimbra ciertos paradigmas sociales preconcebidos, es el relativo a que un padre o una madre pueden perder la custodia de sus hijos cuando impidan la convivencia del otro progenitor.

Este criterio, sustentado recientemente por el máximo Tribunal se inscribe en el entendimiento que la custodia es una responsabilidad de velar por el bienestar y desarrollo apropiado del menor que por sí mismo no entraña la posibilidad de hacer nugatorio el derecho natural de unhij@ de convivir con ambos padres.

De suerte que si en un proceso judicial se demuestra que quien ejerce la custodia impide la convivencia, abre la posibilidad de que se modifique la guarda y custodia del menor de manera gradual siempre que ello redunde en un beneficio al menor, lo cual debe analizarse atendiendo a las circunstancias de cada caso concreto.

Me parece relevante esta interpretación porque puede ayudar a inhibir ciertas prácticas en donde se aprovecha a los hijos como palanca de negociación en los procesos de divorcio, circunstancia que desde luego es lamentable y que bien debe sancionarse. 

 

 

Imprimir

Comentarios