La quiebra del IMSS - Luis Alberto Güemez Ortiz | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 25 de Junio, 2019
La quiebra del IMSS | La Crónica de Hoy - Jalisco

Luis Alberto Güemez Ortiz

La quiebra del IMSS

Cuando oímos hablar del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) nos vienen a la mente tiempos eternos para tratamientos, plazos larguísimos para cirugías, clínicas atiborradas, pocos médicos y, en fin, un gran “elefante” viejo, enfermo, casi incurable. Quienes conozcan ahora el Instituto, piensan que es una institución que “da penita”, pero hay que recordar que, en su fundación en 1943, fue reconocida en el mundo por vanguardista. Con una base social, con aportaciones tripartitas de gobierno, empresa y trabajadores y que proporcionaba asistencia médica y social de alta calidad. Basta ver la película Roma para darse cuenta del nivel y calidad que tenían las clínicas y el nivel de vida que podían tener los médicos especialistas.

De inmediato pensamos que los abusos de los funcionarios que han dirigido esta institución fueron causantes de su deterioro, pero esa es una salida simplista. Aunque en su momento hayan tenido equipos de fútbol de primera división y derroches, así esos montos contribuyeron, pero no lo hundieron. El verdadero problema en el mediano plazo del IMSS han sido los empresarios (en especial aquellos ya beneficiados por las disposiciones administrativas que les otorgan un “limbo” fiscal) que registran a sus trabajadores con sueldos mínimos, no obstante que sus reales salarios son mucho mayores. Hace unos días vi, de primera mano, una diferencia de 10 a 1 en un registro IMSS vs salario real. Esto, lo que hace es quebrar al Instituto, quebrar una sólida institución en su momento, que por evasión de cuotas obrero-patronales se está debilitando a pasos rápidos en perjuicio del tejido social. Ahora que el Gobierno Federal tiene amplia mayoría en ambas cámaras, deberá legislar para que el IMSS se entere, a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT), de los ingresos reales de los trabajadores y calcular, en función de eso, las cuotas obrero-patronales.

Eso sí sería la verdadera “Cuarta Transformación”. Esto debe hacer Zoé Robledo para salvar al IMSS en lugar de tratar de interpretar datos de afiliación.

 

Imprimir

Comentarios