Convicciones o no - Rocío Ruiz Mendoza | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Martes 09 de Julio, 2019
Convicciones o no | La Crónica de Hoy - Jalisco

Rocío Ruiz Mendoza

Convicciones o no

No, las convicciones no son lo de hoy; demasiado rudas para llevarlas a cuestas. Demasiado peligrosas. Llevan al choque y a la confrontación; a la división y a los extremos.

De tomarnos demasiado en serio las cosas hemos llegado muy lejos: a intolerancias y fundamentalismos. La vida hay que dejarla fluir; un poco de sal le viene muy bien.

Algunos filósofos han propuesto el llamado “pensamiento débil”: no tomarse nada excesivamente en serio y optar por una cultura de la representación, en vez de la autenticidad como actitud vital.

La frivolidad sería la virtud de lo superficial y la broma. Se debería enseñar a los niños en las escuelas para evitar los fanatismos. Se trata de un pensamiento frágil desprovisto de ideas fuertes, de sentimientos hondos, de creencias vividas; es lo que debe presidir la vida pública, las instituciones educativas y ¡claro! la comunicación de masas.

Así nace lo políticamente correcto. Lo que no lo es, lo que tiene peso y sustancia, convicción o creencia debe ser eliminado y el arma blanca es la frivolidad.

Me pregunto ¿qué tipo de mundo civilizado, de sociedad abierta, de Estado de derecho, puede subsistir sin las convicciones fundamentales de respeto a la vida, a la libertad, a la igualdad, a la tolerancia, a la solidaridad?

La frivolidad tiene espacio lejos de los valores esenciales de la vida democrática; cuando la frivolidad se ríe de ellos, cuando lo políticamente correcto atropella las convicciones y creencias de los ciudadanos, la vida social se convierte en una pesadilla, pues se confunde lo esencial y lo accidental, lo categórico y lo anecdótico; todo da igual.

Sí, la vida requiere un poco de risa y sal, pero no todo puede ser igualmente risa y sal; tiene que haber ese algo consistente que precise ser salado.

roruiz@up.edu.mx

Imprimir

Comentarios