Malos augurios - Luis Alberto Güemez Ortiz | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 10 de Julio, 2019

En marzo escribí un artículo que se llamó “Cien días”. Ahí hablaba de que la estabilidad económica de México estaba sostenida en ciertos factores como la autonomía real del Banco Central, la convocatoria a un congreso constituyente , la financiación del Tren Maya, a través el Sistema de Ahorro para el Retiro, y la permanencia de Carlos Urzúa como Secretario de Hacienda, que podían hacer que la estabilidad económica de nuestro país se tambaleara.

Hoy, cuatro meses después, se da la primera coyuntura: Carlos Urzúa renuncia a su posición como Secretario de Hacienda y Crédito Público. Argumenta “la imposición de funcionarios que carecen de conocimientos de la hacienda pública e impuestos por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés” así como discrepancias en la cuales “sus convicciones no encontraron eco”.

Muy grave es esto porque si hoy mismo pensábamos que, independientemente del deterioro de los servicios públicos del gobierno en general, por lo menos la contención en el gasto público era patente y clara dada la templanza y el perfil austero, conservador y cuidadoso de los recursos público que siempre ha evidenciado Urzúa.

El sustituto será Arturo Herrera, actual subsecretario, quien ya en el gobierno de la Ciudad de México había sustituido a Urzúa como responsable de las áreas financieras. Herrera es un buen técnico, doctorado en economía de NYU, es un tipo decente, educado, austero también y de seguro intentará darle continuidad al trabajo de Urzúa. Ojalá que se lo permitan. Herrera conoce muy bien Jalisco. Su gusto por la novela negra mexicana es patente y fue contratado por el Gobierno Municipal de Guadalajara como asesor financiero de la Villa Panamericana Proyecto Alameda (Parque Morelos) e hizo un extraordinario trabajo cuando todos los mercados financieros mundiales estaban completamente cerrados a nuevos proyectos inmobiliarios a raíz de la “Gran Recesión” de 2008.

Suerte para Herrera, la va a necesitar.

Imprimir

Comentarios