Poppy Z. Brite - Rogelio Vega | La Crónica de Hoy - Jalisco
Facebook Twitter Youtube Miércoles 10 de Julio, 2019
Poppy Z. Brite | La Crónica de Hoy - Jalisco

Rogelio Vega

Poppy Z. Brite

Fue en un viaje a la Ciudad de México, en una oscura librería de viejo de la calle Donceles, que encontré “El alma del vampiro”, novela de la norteamericana Poppy Z. Brite.

La sorpresa, en efecto lo fue, se debió a la casualidad que me había llevado al estante: me habían recomendado otro libro, de un reconocido y famoso autor que nada tenía que ver con el género, y en su lugar, en el espacio que debió ocupar el supuesto volumen, alguien había dejado el llamativo ejemplar de Brite.

La edición de “El alma del…”, para los que no la conozcan, alcanza perfectamente las 500 páginas y su portada en español no puede pasar, de ninguna manera, desapercibida. Y sí, la casualidad me sorprendió, de una novela la mar de costumbrista salí con la nominada, la carátula lo aseguraba, a los premios Locus, Stocker y World Fantasy.

              Brite, van rápidos algunos de sus datos, nació en 1967 en Nueva Orleans. Lectora desde los tres años, vendió a los dieciocho su primera historia en una revista (“Optional music for voice and piano”); gracias a su innovador y poco complaciente estilo fue ganando adeptos y reconocimiento; y hoy en día, con más de siete novelas publicadas y decenas de relatos en compilaciones y antologías, es reconocida como una de las grandes maestras del género.

Ganadora del Premio Icarus como autora revelación fue escogida por la propia Courtney Love para escribir su biografía (que al parecer se concibió desde un principio bajo el apelativo de “no autorizada”).

Rebelde y atrevida, Brite transgredió una y otra vez las fronteras del género de terror: incorporando, cuando no era todavía una difundida costumbre, relaciones homosexuales, bisexuales, personajes caníbales y necrófilos, violentos y sensuales andróginos o implacables, pero juguetones, asesinos en serie; ambientadas la mayoría de sus historias en el Barrio Francés de Nueva Orleans o en su ficticia Missing Mile, en Carolina del Norte.

“El alma del vampiro”, lo adelantamos, es sorprendente e inesperada. Sorprendente por la variedad de sus personajes (por lo distintas de sus historias), que, sin anticiparlo demasiado, terminan creando un enorme, peligroso y asombroso tapiz.

Hay muchísimo más que un depredador en estas páginas y eso, a la larga, se agradece…

Imprimir

Comentarios